Asaja León ha reiterado el rechazo a la medida del Gobierno de España de desembalsar agua en los embalses leoneses de cabecera, en concreto de los de Riaño y Porma, para enviarla con fines industriales a Portugal. Esta postura ya se puso de manifiesto el viernes día 9 por parte de ASAJA de Castilla y León.

ASAJA de León, como organización mayoritaria, animará a todos los agricultores a participar en la manifestación convocada por las comunidades de regantes que toman agua de esos dos pantanos, que se celebrará el lunes día19. ASAJA espera una amplia movilización de todo el sector, y en particular de los regantes, y que llene las calles de la capital de tractores como símbolo de repulsa a esta medida política que tanto perjuicio ocasiona a la agricultura de regadío de la provincia.

ASAJA, que será activa en la movilización, pasará a un plano discreto el día de la protesta, ya que sus máximos responsables no compartirán pancarta de cabecera al estar en ella el vicepresidente primero de la Diputación, Matías Llorente.

FERDUERO TAMBIÉN SE OPONE AL DESEMBALSE

Por su parte, la Asociación de Comunidades de Regantes de la Cuenca del Duero (Ferduero) tildaron de «despropósito» la decisión de desembalsar agua a Portugal para cumplir con el acuerdo de Albufeira.

«Los primeros perjudicados fueron los regantes de Salamanca, con los desembalses extraordinarios de Santa Teresa, Águeda e Irueña y ahora les ha tocado sufrir las consecuencias a las comunidades de regantes de León, con las sueltas de agua a mayores que desde el pasado viernes 9 de septiembre se están produciendo en los embalses de Riaño y Porma, en el sistema Esla-Valderaduey», lamenta el colectivo por medio de un comunicado.

«Denunciamos este expolio que se está produciendo de manera unilateral y sin ningún tipo de diálogo, algo muy propio del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, que continuamente le da la espalda al regadío y al mundo rural», manifiestan desde Ferduero tras preguntarse por «¿quién se beneficia realmente de todo esto?».