El Gobierno de Castilla-La Mancha prohibirá la realización de labores agrícolas esta semana, entre las 12.00 y las 22.00 horas, en las zonas de la región en las que haya riesgo extremo o alto de incendios forestales, debido a las adversas condiciones meteorológicas que se prevén.

Las restricciones se contienen en una resolución de la Dirección General de Medio Natural y Biodiversidad que ha publicado este sábado el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM), que entrarán en vigor este lunes 18, ha informado en una rueda de prensa el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero.

El consejero ha justificado la medida porque las previsiones apuntan a que las condiciones meteorológicas de la próxima semana van a ser más adversas aún que las actuales y perfilan una situación de «altísimo riesgo» de incendios forestales, por lo que se van a restringir las labores agrícolas, así como otras actividades como la pirotecnia o circular por las zonas boscosas, entre el lunes y el viernes de la próxima semana.

Escudero ha señalado que los diferentes modelos de previsión anuncian altas temperaturas máximas y mínimas y humedades relativas muy bajas y módulos de velocidad de viento muy altos, así como el empeoramiento de las condiciones fisiológicas y de combustibilidad de la vegetación, tanto por estrés térmico como hídrico.

Con esta medida se suma a la de  la Consejería de Medio Ambiente de Castilla y León que declaró la situación de «alerta» desde el día 10 al 15 de julio y, ante la prolongación de la ola de calor que prevé muy altas temperaturas en toda la región, ahora se aumenta el nivel al de «alarma» para los días 16 al 19 de julio, ambos inclusive, por lo que se prohíbe cosechar y empacar en esas fechas.

Sin embargo, desde el sector, que se respalda que se tomen medidas y se extreme la seguridad, no está confoirme con estas prohibiciones. Así, la Unión de Agricultores y Ganaderos de La Rioja (UAGR-COAG) ha pedido este lunes que la recolección del cereal se pueda desarrollar con las temperaturas óptimas para su cosecha, «sin prohibiciones genéricas o totales de esta tarea», y que solo se paralice las labores agrícolas en «momentos de riesgo extremo».