La Consejería de Medio Ambiente de Castilla y León que declaró la situación de «alerta» desde el día 10 al 15 de julio y, ante la prolongación de la ola de calor que prevé muy altas temperaturas en toda nuestra región, ahora se aumenta el nivel al de «alarma» para los días 16 al 19 de julio, ambos inclusive, por lo que se prohíbe cosechar y empacar del 16 al 19 de julio.

Según la normativa (Orden FYM/510/2013, de 25 de junio, por la que se regula el uso del fuego y se establecen medidas preventivas para la lucha contra los incendios forestales en Castilla y León) la alarma ya sí que afecta a la cosecha y al empacado, labores que quedan prohibidas durante estos días en los montes, aquí hay que recordar que se consideran monte, entre otras, las parcelas que formen parte de un monte catalogado de utilidad pública, según recuerda Asaja Palencia.

Además, la resolución de la Director General de Patrimonio Natural y Política Forestal (firmada por el Director General de Infraestructuras y Sostenibilidad Ambiental) incluye una medida especial por la que prohíbe expresamente «los trabajos con maquinaria que puede generar chispas o deflagraciones en monte y en la franja de 400 metros que lo circunda, como son, entre otras, cosechadoras, empacadoras, desbrozadoras, etc».

Es decir que prohíbe más de lo contemplado por la Orden ya que incluye las zonas hasta 400 metros de monte, algo reservado de forma general para la «alarma extrema» en el texto de la Orden. También se recomienda evitar transitar por los montes.

Recordemos que la definición de monte es sumamente amplia y va mucho más allá de lo que coloquialmente podría entenderse como monte. Como ya indicamos en noticias previas, la Junta podría decretar durante este verano medidas extraordinarias, como ocurre en este caso, que en lo referente a la cosecha o empacado afectarán, si no hay medidas excepcionales añadidas, de la siguiente forma:

  • Alerta: No afecta.
  • Alarma: Se prohíbe cosechar y empacar las parcelas de montes.
  • Alarma extrema: Prohibición de cosechar o empacar las parcelas de montes y de las franjas de 400 metros que limitan con los montes.