Las movilizaciones del sector agrario se están caracterizando por la unidad pero también por los cortes de carreteras en las diferentes provincias. Sin embargo, como cambio de estrategia, la Unión Extremadura ha decidido que no va a apoyar los cortes de carretera «y lo que vamos a hacer con todas nuestras fuerzas es manifestar nuestro enfado y cabreo con los verdadero responsables el viernes día 21 de febrero en Mérida», como son los centros comerciales y los políticos.

Según señala en una nota de prensa, «si los agricultores y ganaderos queremos que se nos escuche y entienda, debemos intentar poner de nuestro lado al resto de la sociedad con especial mención al resto de autónomos. Por este motivo las protestas que en justicia debemos hacer deberían ir dirigidas hacia aquellas personas, entidades o empresas que son los verdaderos responsables de nuestros problemas. Solo de esta manera tanto el gobierno Nacional como el Regional tendrán en cuenta nuestras reivindicaciones ya que estarán apoyadas por la mayor parte de la sociedad».

Asociaciones como la Asociación de Empresarios del Transporte de Extremadura (ASEMTRAEX), que es una asociación que agrupa a autónomos como nosotros, han expresado su malestar por los cortes de carretera anunciados ya que les perjudica en su trabajo y dicen no entender el motivo por el cual no se dirigen las protestas hacia los verdaderos responsables de la situación de crisis que sufre el campo.

La Unión Extremadura, Aseprex y la Asociación del Valle del Jerte «vamos a concentrar nuestra protesta el día 21 en los centros comerciales que nos pagan precios ruinosos por nuestros productos y en el máximo responsable político de la Región (nuestro Presidente) que es el que está permitiendo que el campo extremeño se siga arruinando».

«No podemos en modo alguno perjudicar a los que están de nuestra parte, a los que nos entienden y apoyan; y en cambio dejar al margen de nuestras protestas a los verdaderos responsables de nuestros males», destaca en su nota para este cambio de estrategia.