Jóvenes Agricultores y Ganaderos de Cataluña (JARC) solicitará a la Presidencia de la Generalitat la creación de una Mesa de emergencia climática y un grupo de trabajo conjunto con los representantes del sector para prevenir los efectos del cambio climático en las zonas rurales tras los daños dejados por la borrasca Gloria. Por su parte, L’Institut Agrícola pide la declaración de zona catastrófica en el Delta del Ebre y un Plan Delta que garantice el futuro de la industria agroalimentaria y pesquera.

Para JARC, en una situación de emergencia climática como la que están viviendo, los episodios de sequía, incendios, inundaciones y temporales de frío y viento son cada vez más habituales, y la prevención (como puede ser, la limpieza de los cauces de los ríos o del sotobosque) es esencial para evitar males mayores. JARC considera fundamental que se dé el apoyo necesario para que el sector agrario pueda continuar ejerciendo de vertebrador y conservador del territorio.

La organización agraria lamenta enormemente los daños que está causando el temporal y solicita celeridad para realizar la valoración de las afectaciones para resarcir los daños lo antes posible. Entre las zonas más afectadas, al Delta del Ebro el agua salada ha inundado 3.000 hectáreas de arrozales de la comunidad de regantes a la izquierda del delta y caminos agrícolas, lo que supondrá probablemente la pérdida de próximas cosechas.

En el Baix Llobregat y el Maresme hay afectación de diversa gravedad en cultivos e infraestructuras agrícolas. En Girona se han desbordado tres ríos, el Ter a su paso por Bescanó, el Tordera a la altura de Tordera y Palafolls y el Fluvià en Olot, y el río Onyar se encuentra en riesgo de desbordamiento y se ha tenido que hacer un desembalse del pantano de Susqueda.

JARC recuerda que agricultores y ganaderos “son los primeros afectados por las consecuencias del cambio climático en su actividad pero también son claves en la vertebración del territorio. Los campesinos necesitan contar con el apoyo necesario para poder continuar ejerciendo con la doble función de productores de alimentos de calidad y mantenimiento y vertebración del territorio”.

L’Institut Agrícola pide LA declaración de zona catastrófica en el Delta del EbrO y un Plan que garantice su futuro

Por su parte, el presidente del Institut Agrícola, Baldiri Ros, también se ha hecho eco de esta situación de emergencia climática y ha solicitado por carta al President de la Generalitat la convocatoria urgente de municipios, afectados y entidades de la Sociedad Civil para dar respuesta a la tragedia natural que se ha vivido en estos días en las diferentes comarcas del Delta del Ebro.

En esta misiva, el Institut Agrícola solicita a la Generalitat la declaración de zona catastrófica, pero exige al Gobierno de Catalunya que no se limite a facilitar ayudas para reactivar la industria agroalimentaria y pesquera que ha quedado seriamente afectada por “Gloria”.

En este sentido, el Institut saluda positivamente la activación por parte de la Generalitat de un Plan Delta, pero advierte que no debe quedarse únicamente en un proyecto. Para la mayor organización empresarial agraria de Catalunya, el Plan Delta debe detallar un plan de inversiones, identificar las posibilidades de la industria agroalimentaria para reforzarla, y un plan de infraestructuras.

Asimismo, Baldiri Ros reclama que se aceleren los trabajos de esta comisión del Plan Delta para incluir las partidas necesarias en los Presupuestos de la Generalitat del presente año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here