Bodegas Cepa 21 es el proyecto más innovador de la tercera generación de la familia Moro, que lleva más de un siglo en el sector del vino. Cepa 21 (Denominación de Origen Ribera del Duero), vino insignia de esta bodega, llega con una nueva añada, la 2017, que fue presentada este jueves11 de manera virtual. Un vino repleto de la frescura, la innovación y la originalidad que definen a las propias bodegas desde que iniciaron su andadura en el mercado como apuesta de modernidad.

Con esta nueva añada, que fue presentada de manera virtual ante más de 200 de participantes por su presidente José Moro, desde la bodega se volvió a constatar su apuesta por vinos con personalidad propia y alma del terroir. El evento, celebrado en las instalaciones de Cepa 21, congregó vía online a asistentes que se conectaron principalmente desde España y Latinoamérica. “Estoy seguro de que esta nueva añada os va a enamorar”, expresó José Moro, un empresario que destaca en el mercado por su innovación, no en vano es el primer bodeguero de la historia en formar parte de la lista Forbes España de empresarios innovadores. A pesar del año complicado para el sector que estamos atravesando, José Moro no ha dejado de recibir reconocimientos. Cerró 2020 como Premio Ponce de León al “Ejecutivo del año”, concedido por la Cámara de Comercio España-EEUU y el mes pasado, recibió la Medalla de Oro europea al Mérito en el Trabajo por la Asociación Europea de Economía y Competitividad, entre otros premios.

Cepa 21 2017 recoge, en cada matiz, gran parte del carácter innovador que define la trayectoria profesional del presidente de la bodega, además de la personalidad y singularidad de la tierra que le da vida. Es expresión del terroir de la zona, concretamente de sus viñedos de exposición norte y de los matices que aporta la altitud de sus parcelas. Un reflejo perfecto del objetivo que impulsó la creación de Bodegas Cepa 21: un proyecto moderno, no solo en sus instalaciones y arquitectura, sino también en el estilo de sus vinos, que buscan, como en esta añada, la versión más fresca de Ribera del Duero.

“Este es uno de los proyectos más apasionantes de la historia de mi familia, de la familia Moro”, explicó su presidente en esta presentación de manera virtual, “buscábamos, desde su nacimiento sentar las bases de la viticultura moderna en la Ribera del Duero. Y para ello, apostamos por esa fusión de la tradición vitivinícola y la innovación que siempre nos ha acompañado con el objetivo de elaborar vinos basados en el terroir propio de la zona, pero acordes a las nuevas tendencias”. No en vano, la bodega, que hoy cuenta con 50 hectáreas, está dotada con la más alta tecnología que, en combinación con los rasgos de la tierra y sus características, ayuda a elaborar vinos con una personalidad única y armoniosa.