APAG Extremadura Asaja ha acusado a los sindicatos de “cerrazón” en la negociación que se está llevando a cabo para la aprobación de un nuevo Convenio del Campo, por lo que cada vez se ve más lejana la posibilidad de un acuerdo.

Según ha señalado el presidente de la organización agraria, Juan Metidieri, la actitud que están manteniendo los sindicatos es de una “rigidez máxima” lo que hace muy difícil poder llegar a algún acuerdo.

En este sentido, Metidieri ha recordado que las organizaciones agrarias han aceptado un incremento en las retribuciones en el campo del 22,5% (fijado por el  Servicio de Mediación y Arbitraje de Extremadura en su laudo en el que fijó el valor mínimo de la hora de trabajo para un trabajador del campo, tanto fijo como eventual, en 7,13 euros, y en 46,34 euros la jornada de los eventuales) pero los sindicatos se niegan a incluir avances en cuestiones ya habladas como es el registro del control horario, que no lo quieren añadir al convenio.

Ante este panorama “salvo milagro o cambio radical de actitud” de los sindicatos es más que difícil encontrar puntos de acuerdo, lo que nos está avocando a que lleguemos a 2020 sin convenio en el campo. No se puede ir a una mesa de negociación solo con líneas rojas, ha indicado. De momento no hay cerrada ninguna nueva reunión para negociar el convenio del campo.

Cabe recordar que el conflicto de la negociación del campo extremeño se complicando y radicalizando a media que se negociaba, en especial tras el asalto de la sede de la organización agraria APAG Extremadura Asaja, quien condenó la actitud de un grupo de personas de la asociación ’25 de marzo’ que irrumpieron en la sede central de esta organización agraria, en Mérida, y ante la que fue necesaria la presencia de la Policía Nacional para su desalojo.