La Consejería andaluza de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha publicado la resolución de ayudas forestales por valor de 63,3 millones de euros dentro del Programa de Desarrollo Rural de Andalucía (2014-2020). Los 567 beneficiarios de estas actuaciones disponen hasta el próximo 14 de mayo para aceptar de manera expresa la resolución de concesión.

Esta línea de subvenciones, que había permanecido 7 años sin convocar y que acumulaban retrasos, está destinada a incrementar el valor medioambiental de los ecosistemas forestales de Andalucía e implementar mejoras en la biodiversidad. A través de las mismas se desarrollarán inversiones en las áreas más rurales de la región y, por consiguiente, se convertirán en una fuente de empleo en municipios y comarcas que urgen de nuevas oportunidades para combatir la despoblación.

La mayor parte de estos 63,3 millones de euros de ayudas forestalesse destina a la conservación de la biodiversidad y de los ecosistemas naturales, mientras que la restante a la prevención de incendios. En cualquier caso, esta cifra supone todo un esfuerzo inversor por parte de la consejería que dirige Carmen Crespo. Las ayudas ahora resueltas suponen una media de inversión de alrededor de 110.000 euros por resolución, siendo los beneficiarios personas físicas y jurídicas, comunidades de bienes, unidades económicas o de patrimonio y ayuntamientos que posean este tipo de terrenos. En la convocatoria se establecía una cuantía mínima de ayuda de 1.000 euros y un máximo de 250.000 euros. La relación de beneficiarios se puede consultar en la web de la consejería.

Estas subvenciones de ayudas forestales, que se enmarcan dentro del Programa de Desarrollo Rural de Andalucía 2014-2020, facilitarán la puesta en marcha de inversiones destinadas al desarrollo de zonas forestales, a la mejora de la viabilidad de los bosques o al incremento de la capacidad de adaptación y del valor medioambiental de los ecosistemas forestales. De esta forma, las actuaciones que se incentivan con estas ayudas de la Junta están encaminadas a actuar en superficies forestales, de pastizal y de pasto arbustivo o arbolado.

La ejecución de estos trabajos tendrán un efecto directo e inmediato en la prevención de incendios forestales al limpiar de combustible nuestros bosques y espacios naturales. Este impacto positivo es hoy especialmente relevante ante los nuevos riesgos ambientales asociados al cambio climático y a la creciente desertización.

La Revolución Verde que impulsa la Junta y que lidera el propio presidente, Juanma Moreno, tiene como reto convertir a Andalucía en referente mundial en la lucha contra el cambio climático a través de una batería de inversiones e iniciativas, como duplicar los fondos destinados a las ayudas forestales.