El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha acordado este martes las modificaciones al Plan Estratégico de la Política Agraria Común (Pepac ) que presentará al Gobierno central antes del 1 de marzo y aprovechará este período de solicitud de cambios para proponer que se consideren el olivar y la ganadería ecológica como eco-regímenes por sí mismos.

El objetivo es evitar, de esta forma, que los productores dedicados a estas actividades tengan que llevar a cabo prácticas medioambientales adicionales para recibir las subvenciones, tal y como ocurría en el cobro de las ayudas del ‘Greening’ en años anteriores.

El Gobierno andaluz, en una decisión adoptada en la reunión celebrada en Jaén, quiere evitar que la nueva PAC se convierta en un obstáculo para los agricultores y ganaderos y por ello reclamará al Estado que le acompañe en la flexibilización de los ecorregímenes que la Junta ha llevado a cabo en el marco de sus competencias pero que el Ministerio de Agricultura puede elevar al máximo grado para respaldar a los profesionales del campo, en especial al olivar y ganadería ecológica.

La Junta solicitará que no se sancione ni se retraigan pagos a los perceptores durante el primer año de aplicación del Pepac y que se elimine la obligatoriedad de contar con cubiertas vegetales en las fincas de olivar y de pastorear en el ámbito de la ganadería.

Además, pedirá que se establezca un mayor número de tipos de suelo en los eco-regímenes para no contemplar únicamente la pendiente del terreno, sino también su valor agronómico y evitar así una posible tendencia hacia la tasa plana.

SE CALCULA QUE APROXIMADAMENTE EL 50% DE LAS PÉRDIDAS DE AYUDAS DE LA PAC ESTÁ EN EL SECTOR DEL OLIVAR ANDALUZ

Por otro lado, se volverá a reivindicar un cambio en la definición de las regiones productivas para suavizar el recorte implantado por el Estado.

El Gobierno andaluz considera básico que se redefinan las regiones de olivar para evitar las pérdidas que se prevén en comarcas como La Loma y las sierras de Segura y Cazorla tras la reducción de las 18 zonas que existían a solo cuatro.

Al respecto, la Junta propone elevar las regiones de olivar a seis, incluyendo la zona oriental de Jaén en la región cuatro junto a áreas con valores de ayuda similares; la parte occidental de la provincia en la región cinco; y la comarca de La Loma en la región seis.

Las estimaciones del Gobierno andaluz apuntan a que Andalucía perderá aproximadamente 500 millones de euros anuales con la entrada en vigor del Pepac elaborado por el Ministerio. Se calcula que aproximadamente el 50% de las pérdidas está en el sector del olivar andaluz y atendiendo a la provincia de Jaén.

Según estas estimaciones, los productores de La Loma, por ejemplo, verán reducidas sus ayudas en un 24% y en cuanto al impacto de los eco-regímenes, se calcula que su entrada en vigor conlleva la reducción de entre un 5 y un 20% en las ayudas de más de 81.500 olivareros de la provincia de Jaén que perciben fondos de la PAC.