La Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación de Baleares, Delegación de Gobierno y la Federación de Entidades Locales de las Islas Baleares (Felib) elaboran un procedimiento que recoja la información sobre el origen de la algarroba que se comercializa e impedir así la comercialización de la algarroba robada, con una ficha firmada por el titular de la finca autorizando la operación.

La iniciativa surge a raíz de los últimos robos de algarroba en varias fincas de Mallorca, al igual que en otras zonas del Levante, que han sido denunciados por las cooperativas agroalimentarias.

Según este procedimiento contra la comercialización de la algarroba robada, cualquier venta de algarroba a una cooperativa, almacenador o a cualquier otro operador económico tendrá que estar acompañada de una ficha firmada por el titular de la finca autorizando la operación y por quien realice la venta.

La ficha tendrá que rellenarse con información sobre la finca de origen y su titularidad entre otros datos, que serán obligatorias para que el producto se pueda comercializar.

Además, todas las partes implicadas en las operaciones de venta dispondrán de copias de esta ficha y la tendrán que pedir en todos los casos.

Por otro lado, el equipo de la Guardia Civil especializado en los robos cometidos en el medio rural, podrá inspeccionar los almacenes y locales de cooperativas y pedir los comprobantes de las compras, y ante cualquier amenaza o sospecha de robo, los agentes podrán solicitar estos documentos.

Este procedimiento colaborativo de control sobre la información de venta ya se está utilizando desde hace unos días por parte de algunas cooperativas, y desde la conselleria se ha pedido que se generalice a todos los operadores involucrados desde hoy mismo, con el objetivo de cerrar las posibilidades de venta de toda aquella algarroba que no proceda de un origen conocido. Asimismo, la Guardia Civil incrementará en número las inspecciones que ya realizaba en el campo.

La carta con la explicación de todo el procedimiento ha sido enviada por la consellera de Agricultura, Pesca y Alimentación, Mae de la Concha, junto con el modelo de la ficha a rellenar, a todas las cooperativas de productores y a la Felib para que la haga llegar a todos los municipios de las Baleares.

Estos, por su parte, se han comprometido a enviar la policía local de los pueblos a inspeccionar las fincas más allá de los cascos urbanos.Los robos de este fruto se habían producido también en las últimas campañas, pero este año la algarroba ha pasado a ser un producto muy cotizado en el mercado agrícola debido en la subida de precio de su fruto, el garroví, que se utiliza en la elaboración de muchos productos.