La sociedad cooperativa azucarera ACOR ha atribuido este viernes 13 las pérdidas de 13,9 millones del ejercicio 2018-2019, la “peor de la década”, a la caída del precio del azúcar a nivel internacional, aunque ha anunciado que mantendrá los precios de la remolacha, y ha anunciado su apuesta por realizar inversiones en el sector agroalimentario de Castilla y León.

En un comunicado, el presidente de la cooperativa, Justino Medrano, ha anunciado una reorganización de sus áreas de negocio para impulsar la actividad de la empresa en otros niños del sector primario, con un mensaje “ilusionante y esperanzador” hacia los socios remolacheros, a quienes ha ofrecido obtener “retornos a medio plazo”.

pese a caer el precio del azúcar Mantiene el compromiso de pagar a los remolacheros socios de la cooperativa de 42 euros por tonelada de raíz

De hecho, ha asegurado que los resultados del último trimestre “confirman que lo peor ha quedado atrás” y la cooperativa afronta 2020 “en una buena posición para volver a la senda de crecimiento de los últimos años”.

La cifra de negocio directa de la cooperativa ascendió a 104,2 millones, prácticamente igual a la facturación de la campaña anterior (102,7 millones), mientras que el resultado de las empresas participadas que han tenido una cifra atribuible a ACOR de 114 millones, por lo que la sociedad cooperativa facturó en total 218 millones de euros.

Medrano ha vinculado los malos resultados económicos con los “rendimientos muy bajos y una mala calidad de la remolacha”, pero sobre todo con el “difícil mercado azucarero”, con una rebaja en el precio del azúcar de 151 euros por tonelada en dos años, aunque ha mantenido el compromiso de pagar a los remolacheros socios de la cooperativa de 42 euros por tonelada de raíz.

El presidente ha recordado que cuando accedió al cargo, en marzo pasado tras ganar las elecciones de la cooperativa, encontró una situación financiera “lo suficientemente preocupante, como para tener que afrontar decisiones inmediatas y contundentes”, sin esperar a conocer la auditoría de gestión que encargaron.

estudian la posibilidad de vender los terrenos de la antigua azucarera de Valladolid

En este sentido, ha destacado que su equipo acometió “una política de ajustes en los puestos de dirección, que permitirá ahorrar a la cooperativa más de un millón de euros”, junto con una revisión de los contratos de suministros y prestación de servicios “que generará un ahorro superior al 1,7 millones de euros y que en conjunto suman más de tres millones de euros”.

Además de los cambios en las inversiones, la Asamblea ha autorizado a la dirección para desprenderse de algunos “activos no estratégicos” para tratar de “sanear las cuentas de la cooperativa”, ya que algunos de ellos “no han cumplido las expectativas de negocio”.

En este sentido, ha anunciado que estudian la posibilidad de vender los terrenos de la antigua azucarera de Valladolid, situados en la carretera de Cabezón y que suponen un “elevado coste” de mantenimiento y seguridad, así como las posibles alternativas para la planta fotovoltaica de Tordesillas.

Además, ACOR estudiará la posibilidad poner en venta las diferentes parcelas agrarias con las que cuenta ACOR en Rumania, algunas de ellas en propiedad, con el objetivo de optimizar los activos y mejorar la eficiencia en la gestión.

“Es necesario adoptar este proceso con el único objetivo de entrar en el ejercicio 2020 con mayor estabilidad, fortalecer a la cooperativa y hacer frente a un crecimiento transversal en nuestra región”, ha planteado el presidente de ACOR.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here