959 Real Ibérico Consorcio de Jabugo, continúa buscando la excelencia y presenta la primera añada de su Jamón 100% ibérico DOP Jabugo, resultado de la combinación de una materia prima inmejorable, el cerdo 100% ibérico, un entorno natural privilegiado delimitado por las dehesas que habitan la Sierra y una curación lenta determinada por la sabiduría del maestro jamonero. La calidad indiscutible de los productos 959 y la transparencia a la hora de describir su proceso de elaboración, son dos de los pilares fundamentales de la marca.

959 Real Ibérico Consorcio de Jabugo mostrará en Alimentaria la primera añada de sus jamones DOP Jabugo, la producción y elaboración de productos amparados implica procesos naturales en equilibrio con el entorno, así como la toma de conciencia del tejido empresarial y la población del territorio que se alimenta y retroalimenta al sector, y la DOP Jabugo.

Una apuesta por una única y máxima designación de calidad, dando respuesta al posicionamiento que el concepto “Jabugo” tiene para el consumidor, nacional e internacional, y que certifica un producto de rango superior.

JAMÓN DE BELLOTA 100% IBÉRICO DOP JABUGO

Jabugo es el nombre registrado por la Unión Europea que designa, protege y certifica la calidad y el origen de los jamones y paletas, elaborados en bodegas naturales del entorno del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, procedentes de cerdos 100% ibéricos criados y engordados en libertad en la dehesa.

La mejor tarjeta de presentación de los jamones 959 Real ibérico Consorcio de Jabugo DOP, son las calidades sensoriales que nos brinda. Su aroma evoca un sinfín de matices, es exquisito en boca y tiene una gran persistencia en el paladar. La selección, está formada por piezas que han alcanzado una armonía en el conjunto de sus cualidades organolépticas, debido a su cuidada elaboración desde el origen y su maduración natural a temperatura constante al ritmo de las estaciones en bodegas, en la última fase donde el clima de Jabugo culmina la magia.

Apariencia externa: la caña es estrecha, alargada y estilizada. La cara externa está recubierta por una gruesa capa adiposa brillante y la interna muestra flora micótica, rasgo inequívoco de su curación natural. Como rasgo distintivo, el cuero del jamón está cortado en de forma de “V” y el de la paleta en forma de media luna.

Olor: como sucede con productos como el vino o el queso, provoca sensaciones olfativas intensas. La nariz advierte el olor a bellota, que infiere al producto aroma con carácter y personalidad.