Los últimos datos del Fega sobre el pago de las ayudas directas de la PAC señalaban que el relevo generacional se estanca en España. Y, en ocasiones, se puede entender que esto suceda. La Unión de Campesinos de Salamanca (UCCL Salamanca) ha alertado del primer ataque de lobos del año 2021, que tuvo lugar el 5 de enero, noche de Reyes, en Fuentes de Sando (Salamanca), a un joven ganadero de vacuno de carne recién incorporado a esta actividad y que provocó la muerte a dos terneros y otro herido que se encontraban apartados en una parcela con sus madres.

El joven ganadero, recién incorporado a finales del año pasado, no podía ocultar su frustración ante los acontecimientos, y lamenta que “si ya de por si es duro incorporase como profesional ganadero, los continuos ataques de lobos lo ponen aún más difícil”.

UCCL Salamanca, lleva todo el año pasado 2020, alertando de la repercusión del lobo en toda la provincia «y no habiendo trascurrido ni una semana de este 2021, los hechos denotan que poca o ninguna gestión al respecto se está llevando a cabo».

Desde esta organización agraria denuncian la desprotección de los ganaderos frente a estos ataques, y reclama una indemnización justa que cubra tanto los daños directos como los indirectos del ataque, así como un control poblacional más exhaustivo del lobo y que se sea consciente del peligro para la supervivencia de este sector en las actuales condiciones.

En este sentido, ye incidiendo en el daño que se sestá haciendo al relevo generacional, destaca que «sin ir más lejos, y tomando esta explotación como ejemplo, tres meses después de la incorporación de este joven ganadero, que tenga tres bajas con el consecuente perjuicio para el futuro de su negocio, ya que de la indemnización no vive, pero sí de la cría de sus animales, muestra lo poca consideración que se tiene la gestión del problema».