Renovarse o morir, dicen. Y la pequeña bodega familiar portuense Viña La Torre, buque insignia del Pago de Balbaina, con veinte años de antigüedad situada a medio camino del Marco de Jerez y del corazón de la Bahía gaditana, no tiene ninguna intención de desaparecer.

Al contrario, cada vez apuesta más por nuevos vinos, por innovar y crearse alternativas comerciales en un mercado donde cada vez más la especialización y la originalidad puede ser el distintivo que marque la diferencia, sin olvidar su compromiso con la propia tierra, ya que es la primera bodega que trata sus viñedos con ozono, sin dejar ningún tipo de residuo en la tierra.

Una apuesta que permite a Viña La Torre que se pueda saborear un Rioja gaditano hasta en breve el único espumoso en el mundo elaborado 100% con uvas del Marco de Jerez, palomino fino y moscatel.

“no nos quedaba otra. O apostábamos por hacer algo nuevo o era conformarse con seguir como estábamos”

Por eso, en un momento en el que la relación de los viñistas con la DO Jerez-Xerez-Manzanilla de Sanlúcar no es la mejor, esta bodega portuense ha dado un paso decidido para crear nuevos vinos que le consoliden como una de las mejores alternativas del difícil mundo de la viticultura andaluza.

Como señala su director comercial de Viña La Torre, Manuel Galán, “no nos quedaba otra. O apostábamos por hacer algo nuevo o era conformarse con seguir como estábamos. Y desde el principio esta bodega familiar ha tenido muy claro que había que evolucionar y apostar por nuevas variedades y vinos”.

A partir de ese momento, la empresa dedicada principalmente a la subsistencia, pasa a transformarse en una empresa agrícola, siendo pioneros, en cultivo de hortícola, modernización de viñedos y compra de maquinaria de última generación. Se adquieren más fincas, tanto de viñedo como de labor, siendo a día de hoy una empresa puntera.

En esta década se incorporan las nuevas generaciones dotándola de nuevas perspectivas y puntos de vista. La visión de trabajo en grandes empresas, más la visión de futuro les hace incorporarse a nuevos proyectos pioneros en la zona y la provincia de Cádiz.

Ahora son la primera bodega que trata sus viñedos con ozono, sin dejar ningún tipo de residuo en la tierra, estando en proceso de certificación ecológica. Aunque esta vuelta a la tradición y la sostenibilidad no está reñida con la tecnología, ya que utilizan vuelos con dron, para localizar plagas, o cualquier anomalía, gracias a la agricultura de precisión.

Y fruto de esta apuesta por la innovación, cabe resaltar cuatro nuevos vinos en el mercado, mientras que ya están espera otros dos más de cara al próximo año.

Se tratan de ESENCIA DE LA TORRE BLANCO. Un blanco joven del año. Graduación alcohólica: 12,3% Variedad uva:Palomino 75%, Moscatel 25% Viticultura: En proceso de certificación ecológica. Características: Se obtiene y se trabaja de Mosto de Yema, color dorado brillante, es un vino fresco, intenso y muy agradable; con una larga persistencia en boca. Gastronomía: Especialmente indicado para arroces, pescados y mariscos.

AGUJA BAAL. Un blanco Espumoso. Graduación alcohólica: 12,3% Variedad uva: Palomino 75%, Moscatel 25%. Viticultura: En proceso para certificación ecológica. Características: Vino de color dorado, de acidez equilibrada y ligero toque afrutado. Ayuda a mantener proporcionada la dulzura mientras que es una bebida ideal para ser maridada con quesos.

ESENCIA DE LA TORRE MOSCATEL. Blanco dulce. Graduación alcohólica: 13,5 % Variedad uva: Moscatel 100.%. Viticultura: En proceso de certificación ecológica. Características: Contiene 14º, de forma natural, sin añadir alcohol externo. Se solea durante 8 días, arropándose por la noche para evitar que recupere humedad. Rendimiento de un 34%., de cada 1.000 kilos de uva se obtiene 340 litros de mosto moscatel. Vino muy dulce, contiene76 gramos de azúcar por litro de manera natural. Color amarillo dorado, aroma frutal potente y fresco, en boca equilibrado y sedoso, prolongando su postgusto.
Gastronomía: Perfectos con quesos fuertes incluso, de tipo azul, y todo tipo de postres.

EL CASTILLO RIOJA: Rioja Graduación alcohólica: 13,5% Variedad uva y tipo de vino: 100% Tempranillo, Tinto Crianza Envejecimiento: 12 meses en roble americano, y 12 meses en botella. Viticultura: Convencional. Características: Procedente de la Rioja alavesa en la ciudad de Laguardia, D.O. La Rioja. Su filosofía viene de tres rasgos principales “un riguroso proceso de selección de la uva, larga y lenta maduración, y la utilización de barricas nuevas de roble americano como preferencia”. Catas: Produce notas tostadas y especiadas. Ligero sabor a madera. Gastronomía: Puede acompañar a gran cantidad de pintxos y tapas, carne a la brasa chuletas de cordero y patatas a la riojana.

Y en cartera para el mercado de 2020, Viña La Torre lanzará GALANTERÍA Espumoso. Azúcar: Brut de 6 a 12 gramos de azúcar porlitro. Graduación alcohólica: 12,8% Variedaduva: Palomino Fino y Moscatel. Viticultura: En proceso para certificaciónecológica. Características: Único espumoso en el mundo elaborado 100% con uvas del Marco de Jerez, palomino fino y moscatel. Elaborado siguiendo el método tradicional o Champenoise. Estructurado, intenso y frutal, de color amarillo dorado, transparente, realzado por una efervescencia intensa y fina. Notas a mango en nariz y en boca notas sutiles a las tierras albarizas y vinos tradicionales. Ideal para tomar con sushi, pescados de roca, y todo tipo de postres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here