La V edición de Viles en Flor Comunitat Valenciana ha entregado a cerca de 40 municipios sus distinciones Flores de Honor en reconocimiento por la gestión sostenible que desarrollan en sus espacios verdes, así como por su firme apuesta en materia de educación ambiental y concienciación ciudadana para preservar el patrimonio vegetal y paisajístico.

Impulsada por la Asociación Profesional de Flores, Plantas y Tecnología Hortícola de la Comunidad Valenciana (ASFPLANT) –entidad asociada a la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA)– y con el apoyo de la Conselleria de Agricultura, la gala de Viles en Flor tuvo lugar en el huerto Villa Rosita de Picanya y contó con la presencia del secretario autonómico de Agricultura, Roger Llanes, el director general de Agricultura, Antonio Quintana, el presidente de Iberflora, Raúl Ferrer, la presidenta del COITAVC, Regina Monsalve, y numerosos alcaldes, concejales, técnicos municipales, patrocinadores, jueces y representantes del sector verde.

El número de localidades participantes, un total de 37, ha aumentado respecto a las anteriores ediciones, siguiendo la evolución al alza ininterrumpida que ha experimentado este programa desde su inicio en 2016. Los municipios que se han incorporado este año son Calpe, Carlet, Castellón, Cervera del Maestre, Cullera, Meliana, Onda y Paterna.

 Las poblaciones de Alaquàs, Picanya, Torrent y Gandia recibieron, al igual que el año pasado, cuatro Flores de Honor. Por su parte, fueron premiadas con tres Flores de Honor Albal, Alberic, Alcalà de Xivert, Almussafes, Aras de los Olmos, Altea, Calpe, Castellón, Cervera del Maestre, Cullera, L’Eliana, Morella, Onda, Quart de Poblet y Silla. Dos Flores de Honor fueron concedidas a Alboraia, Alzira, Carlet, Faura, L’Alcúdia, Les Coves de Vinromà, Meliana, Montserrat, Paiporta, Paterna, Sot de Chera, Sueca, Tavernes Blanques, Tavernes de la Valldigna y Vinaròs. Alginet recibió una Flor de Honor, mientras que Catadau y Riba-Roja del Túria serán evaluadas en 2022.

El presidente de ASFPLANT, José Vicente Almudéver, afirmó que “lo que estamos constatando en pueblos que llevan varios años son las ganas de mejorar y hacer las cosas bien y, sobre todo, que la gente las pueda disfrutar. Ahí tendréis el reconocimiento más importante, que no es el de Viles en Flor, sino el de vuestros vecinos y es muy probable que también el de la gente que querrá visitar vuestro municipio”.

Este tipo de distinciones –de una a cuatro, como ocurre con las estrellas concedidas a los hoteles– es fruto del fallo de un jurado compuesto por profesionales voluntarios de reconocido prestigio de los sectores del viverismo, la jardinería y el paisajismo, quienes valoran aspectos como la potenciación de los espacios verdes urbanos, el respeto por el medio ambiente y la sostenibilidad y la estrategia de promoción turística vinculada a los espacios verdes de las localidades adheridas.