Bodega Cuatro Rayas, inmersa en las labores de vinificación tras la vendimia 2021, hace balance de la última campaña, que se ha caracterizado -en palabras del director técnico de Viñedo, José Martín del Campo- por ser «una vendimia, tranquila, sana y equilibrada».

La campaña ha sido corta respecto al histórico de añadas anteriores (comenzando el 6 de septiembre y extendiéndose hasta el 2 de octubre) y ligeramente más tardía que en 2020 (cuando se llevó a cabo del 1 al 25 de septiembre). La entrada de uva en bodega ha cumplido la programación del departamento técnico de Viñedo de forma ordenada, escalonada y muy puntual, funcionando -nuevamente en palabras de Martín del Campo- «como un reloj suizo» gracias a la coordinación del equipo técnico con los socios cooperativistas.

La recogida y entrega en bodega de la uva se ha producido de forma constante a lo largo de toda la campaña a excepción de algunas interrupciones motivadas por las tormentas, que se compensaron incrementando la velocidad de la entrada de uva en las últimas jornadas para evitar la descompensación en los niveles de pH y acidez.

En un año de climatología acusada (con un invierno de temperaturas muy bajas, favorables para la brotación, una floración desapacible que ha influido en la reducción de los kilos por hectárea, un verano muy seco y un periodo de maduración con marcadores térmicos muy diferenciados entre el día y la noche prometiendo vinos muy estructurados y complejos) la uva destinada a las elaboraciones de Cuatro Rayas destaca por su excelente calidad, por contar con rendimientos ligeramente inferiores a los últimos años y por su buen estado sanitario -reforzado con la aplicación, en los casos que ha sido imprescindible su uso, de tratamientos respetuosos con el entorno basados en técnicas de confusión sexual por feromonas-.

En términos aromáticos, tal y como expresa Elena M. Oyagüe -directora técnica enóloga de Cuatro Rayas-, la alta calidad de la uva augura una añada de corte terpénico, con vinos varietales muy complejos, de potencial aromático menos herbáceo y más estructurado y graso.

APUESTA POR EL VIÑEDO ECOLÓGICO Y LA INVESTIGACIÓN

Bodega Cuatro Rayas se mantiene firme en su apuesta por la sostenibilidad y el cultivo orgánico, lo que ha motivado que, pese al ligero descenso en términos totales de volumen, la proporción de uva de origen ecológico sea superior a las de anteriores campañas, destacando los 90.000 kilos más de Verdejo ecológico vendimiados en esta vendimia 2021 en proporción a la campaña de 2020.

En esta apuesta por la sostenibilidad, las semanas de vendimia han acogido, asimismo, jornadas de ensayo en las que se ha investigado in situ para el avance del estudio ‘Longverdejo’ para el estudio del óptimo envejecimiento de la variedad Verdejo a partir de labores de arqueoenología y tratamientos sostenibles de planta y suelo (desarrollado por CDTi y el IIVV de la ULe) y del ‘Análisis de la repercusión del cambio climático en la maduración de la uva Verdejo’ (desarrollado por el ItaCyL y la Universidad de Palencia), proyectos que permitirán avanzar en este camino hacia un cultivo más responsable, eficiente y garante de la excelencia organoléptica de los vinos resultantes.

EL PRIMER PASO DE LA AÑADA 2021 DE GRAN VINO DE RUEDA

Por segundo año consecutivo, la bodega ha destinado maquinaria especializada para el procesado de pequeños volúmenes y una selección de los mejores y más antiguos pagos de sus cooperativistas para la elaboración de vinos con categoría ‘Gran Vino de Rueda’. Las fincas escogidas por los departamentos de Viñedo y Enología en base a su edad, rendimiento y suelo se han vendimiado de forma manual y seleccionada en cajones durante el día y se han procesado también de forma manual a su entrada en bodega para garantizar la excepcionalidad de la uva destinada a estas elaboraciones especiales.

En esta vendimia 2021 los equipos para el procesado de pequeños volúmenes de uva han funcionado de manera ininterrumpida a lo largo de todas las jornadas de vendimia, de tal modo que por la mesa vibrante de selección ha pasado uva de majuelos seleccionados que se han procesado de forma individualizada según su procedencia para, posteriormente, transferir el mosto resultante a depósitos de diferentes materiales -acero inoxidable, roble, hormigón y barricas- con el fin de desarrollar elaboraciones especiales como Cuatro Rayas Longverdejo Viñedos Centenarios, Cuarenta Vendimias Cuvée y Amador Diez Verdejo Cuvée.