Fermín Sánchez Navarro / Director General GRUVENTA

Uno de las grandes cualidades que tienen las frutas y verduras españolas y que se repite campaña tras campaña es su gran calidad y alto nivel de seguridad alimentaria, aspectos que son enormemente valorados por los grandes compradores internacionales. Es una realidad y un hecho, que tenemos los mejores productos hortofrutícolas del mundo, pero teniendo la hegemonía productiva, nos falta creernos “lo bueno que somos y los magníficos productos” que producimos en los campos españoles.

No es ningún secreto, que tenemos un alto grado de internacionalización, pero tenemos que saber mejorar las técnicas de marketing de nuestras frutas y hortalizas. Un excelente botón de muestra lo podemos encontrar en que la mayor parte de empresas de Chile, una gran potencia productiva que vende sus frutas al mercado de Estados Unidos mediante contratos comerciales, no envían los contenedores de frutas sino tienen la transferencia bancaria confirmando que han recibido el dinero. Son unos vendedores “extraordinarios”, y precisamente, eso es lo que nosotros tenemos que aprender, a vender “mejor y reducir las ventas en consignación”, para de verdad ser capaces de hacer mucho más rentable el sector hortofrutícola en líneas generales.

Tenemos que ser plenamente conscientes de que en un mercado tan globalizado – comercialmente hablando – como el de las frutas y verduras, las reglas del juego las marcamos nosotros, y por tanto, tenemos que ser capaces, de dar un giro de ciento ochenta grados a la política comercial del conjunto del sector. Sino somos capaces de ser unos “actores comerciales” que sepamos vender nuestros artículos con dinamismo y competitividad, no vamos a crecer como sector, y eso va a ser muy negativo para nosotros.

Además, es obvio que en un mercado como el hortofrutícola necesitamos una oferta más unificada y concentrada, y no tan dispersa, para poder tener mayor capacidad de negociación con los grandes compradores de frutas y hortalizas internacionales, que son las grandes cadenas de distribución, que por cierto, éstas sí se han organizado bien.

Aviso a Navegantes: Aprendamos a optimizar y mejorar el marketing de nuestros productos, y sobre todo, que nos creamos los fantásticos productos que producimos en nuestros campos, como lo hacen muchos países en el mundo, porque si lo hacemos seremos capaces de marcar las pautas y ganaremos en más competitividad y, sobre todo, en mayor rentabilidad.