Representantes de UPA-UCE Extremadura han mantenido este martes 23 una reunión con el presidente de Confederación Hidrográfica del Guadiana, Samuel Moraleda, para abordar la situación en la que se encuentran miles de pozos que dependen de esta cuenca y cuya solicitud de regularización se solicitó hace años. Desde esta organización agraria piden “soluciones” al respecto y critican que se trata de una “ley anticuada” que, además, cuenta con un protocolo muy exhaustivo y que requiere informes de todo tipo, sobre todo medioambientales, lo que se traduce en una tardanza en sugestión que se ve agravada por la falta de personal suficiente para atender las multitudes de solicitudes de regularización de los pozos  que se reciben.

“Hay solicitudes de regularizaciones de los pozos que se presentaron en 2010 y todavía hoy no se han autorizado. Tememos que muchos agricultores y ganaderos se vean afectados por esta problemática en el marco de la nueva PAC, ya que pueden encontrarse con penalizaciones importantes en las ayudas que perciben”, señala el secretario general de UPA-UCE, Ignacio Huertas.

A corto plazo, UPA-UCE le ha propuesto al presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana una reunión entre la Consejería de Agricultura de la Junta, esta organización agraria y Confederación con el objetivo de que esta última emitiera un “informe provisional” que pueda acreditar dicho procedimiento. “Tenemos que contar con algún documento que impida que los agricultores y ganaderos afectados puedan encontrarse con penalizaciones en las ayudas de la PAC, ya que ellos no son responsables de esta situación”, defiende Huertas.

Moraleda, por su parte, ha planteado que la solución tiene que pasar por la modificación de la ley que introduzca una merma más simplificada. “Los agricultores y ganaderos dimensionan sus explotaciones para optimizar resultados y eso implica hacer ciertas inversiones, como la apertura de pozos o la instalación del riego y se encuentran con el riesgo de perder las ayudas si en cualquier inspección no coincide el cultivo con el riego de apoyo. Ni podemos dejar de regar ni cobramos las ayudas, lo que supondría la ruina para las explotaciones”, mantiene la responsable del vino de UPA-UCE, Catalina García. UPA-UCE Extremadura se ha comprometido a hacerle llegar esta petición a la Consejería de Agricultura de la Junta para tratar de encontrar una solución definitiva a agricultores y ganaderos afectados.