Unos 14.500 temporeros españoles viajarán a Francia este año para trabajar en la vendimia, lo que supone un leve aumento respecto a 2020, sobre todo de andaluces, debido a una subida en la producción de ese país, según las previsiones presentadas este viernes 30 por la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT,

Un 75% de estos trabajadores procederán de Andalucía (10.900), 1.000 partirán de la Comunidad Valenciana, 650 de Murcia, 450 de Castilla-La Mancha y el resto saldrán de otras comunidades autónomas, según ha informado en rueda de prensa la secretaria de migración de FICA-UGT, Lucía Garcia Quismondo.

En comparación con los datos difundidos por FICA-UGT el año pasado, la presencia de temporeros españoles en la vendimia francesa sube en 500 personas (14.000 jornaleros en 2020) y el incremento corresponde a los trabajadores procedentes de Andalucía.

García Quismondo ha explicado que el repunte se debe a una mayor producción vitivinícola francesa, y ha detallado que de los temporeros españoles un 58 % son hombres y un 42 %, mujeres.

LA RECOGIDA DE LA UVA DURA ENTRE 20 Y 25 DÍAS, PERO ALGUNOS TEMPOREROS PERMANECEN 40 Ó 50 DÍAS PORQUE SE DESPLAZAN ENTRE ZONAS DE CULTIVO

Los temporeros empezarán a viajar a Francia a mediados de agosto, una gran parte en autobuses desde Bailén (Jaén); el 90% ya estuvo en otras vendimias en temporadas anteriores.

Los primeros jornaleros se desplazarán al sur francés, a la zona de Perpiñán, más temprana, y poco a poco, sobre todo a finales de agosto, acudirán otras regiones vitivinícolas; la más tardía es la de los viñedos de Burdeos.

La recogida de la uva dura entre 20 y 25 días, pero algunos temporeros españoles permanecen en Francia 40 o 50 días porque se desplazan entre zonas de cultivo. Incluso hay casos de jornaleros que pasan unos seis meses en el país, porque enlazan el viñedo con campañas de recolección de fruta.

García Quismondo ha subrayado que la vendimia francesa es “muy atractiva” para este colectivo, ya que, ha asegurado, son muy valorados como “mano de obra cualificada” y las condiciones salariales son “bastante más favorables que en España”.

En ese sentido, ha concretado que los temporeros percibirán 10,5 euros por hora en la vendimia francesa, un 1 % más que lo recibido el año pasado, y si se superan las 35 horas semanales el salario incrementa según el cómputo de horas.

Además, también tienen derechos que repercuten en la jubilación o el acceso a prestaciones familiares, si el trabajador o la trabajadora tiene a su cargo al menos dos hijos menores de 20 años.

“Si estas condiciones se dieran en el sector agrario en España, los trabajadores se quedarían”, ha añadido García Quismondo, quien ha afirmado que el trato al jornalero en el campo nacional es “mejorable” y que por ello sigue habiendo desplazamiento de españoles a las campañas de Francia o a Bélgica.

Dentro de las actuaciones de FICA-UGT para asesorar a los temporeros que viajan a la vendimia francesa, en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, se ha habilitado un teléfono (900 382 848) y el sindicato ha realizado talleres donde insiste en que los trabajadores deben trasladarse con contrato en origen.

FICA-UGT les aconseja que “no vayan a la aventura”, viajen en transportes autorizados o en los autobuses de líneas regulares, eviten las empresas de trabajo temporal españolas -porque después no se beneficiarían de las prestaciones sociales francesas- y desconfíen de ofertas de grupos aparentemente más cuantiosas, pero que en la práctica son fraudulentas.