El 51 por ciento de los incendios que se han producido en Castilla y León este verano han sido provocados, según el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien ha pedido durante su visita a Segovia la colaboración ciudadana para «desenmascarar a los criminales».

Suárez-Quiñones, que ha acudido a Segovia para presentar el programa ‘Rehabitare’, ha recordado que en lo que va de temporada se ha producido «numerosos» incendios en Castilla y León y algunos, incluso, han superado las 200 hectáreas de terreno calcinadas.

No ha habido aún ningún gran fuego, pero «las cosas pueden cambiar en cualquier momento por lo que hay que ser cautos y precavidos»

Sin embargo, no se ha registrado ningún gran fuego, que son aquellos que superan las 500 hectáreas de terreno, un dato que ha valorado aunque «las cosas pueden cambiar en cualquier momento por lo que hay que ser cautos y precavidos».

FOTOTECA JUANA HALUROS

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, que en 2015 tuvo que hacer frente a más de 1.700 incendios, continúa trabajando con un operativo «muy potente y flexible» de 4.200 personas que «ponen en riesgo su propia vida para proteger la de los demás», ha recalcado.

Además, ha recordado que no solo está implicada en este asunto la Junta de Castilla y León sino también el personal del Ministerio de Agricultura, la Unidad Militar de Emergencias (UME) y las diputaciones provinciales, pero sobre todo la ciudadanía que «tiene que estar muy pendiente, atender a los consejos que se dan para evitar las llamas y denunciar los incendios provocados».

Suárez-Quiñones también se ha referido al asunto de los lixiviados que la planta de compostaje tiene en doce parcelas de la provincia de Segovia, ocho de Fuentepelayo y cuatro en Zarzuela del Pinar, y ha argumentado que la Junta no se personará en la causa judicial que está abierta en los Juzgados de Cuéllar porque «no es necesario».