Uno de cada tres andaluces entre 20 y 29 años acabó el año 2020 en situación de desempleo, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). La juventud de la región tiene problemas para encontrar una oportunidad de estrenar su vida laboral que le permita despegar su carrera profesional y, en cambio, en sectores como el agrario la falta de relevo generacional hace peligrar el futuro de una actividad cada vez más tecnificada.

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, consciente de la lacra laboral de los más jóvenes, quiere abrir las puertas de su modelo empresarial y darles esa primera oportunidad. Con la financiación de la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, la federación ha puesto en marcha el proyecto ‘Intermediación experta en la integración profesional de jóvenes en las cooperativas agrarias’, que se enmarca en el Programa de Apoyo a la Promoción y el Desarrollo de la Economía Social para el Empleo.

Estudiantes universitarios de último curso de grado o másteres especializados, además de estrenar su currículo, conocerán desde dentro los principios cooperativos y el peso de este modelo empresarial en la economía andaluza, en la que representa más del 5% del Producto Interior Bruto (PIB).

Por otro lado, el proyecto de la federación trata de sensibilizar a sus más de 650 cooperativas y 290.000 productores asociados sobre el valor añadido que pueden aportar los jóvenes, principalmente por su mayor interés y conocimiento sobre avances tecnológicos.

Para facilitar ese acercamiento, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha promovido la firma de acuerdos de colaboración entre las cooperativas interesadas y las universidades de Almería, de Granada, de Jaén y de Sevilla, así como con escuelas profesionales y másteres especializados en temas agronómicos.

Una decena de estudiantes que estén en la recta final de sus estudios universitarios o de especialización podrá optar a una de las ofertas de prácticas que ofrecen las cooperativas participantes en el proyecto para estrenar su vida laboral. En concreto, se han sumado a la iniciativa las hortícolas almerienses Coprohníjar y Vicasol; las olivareras Agrícola Olivarera Virgen del Campo de Cañete de las Torres (Córdoba), Cooperativa Agraria de San Roque, de Arjonilla, y Oleícola Valdepeñas, ambas de Jaén. En la provincia de Sevilla han participado la ganadera Corsevilla (Cazalla de la Sierra), la especialista en cultivos de regadío Las Marismas de Lebrija y Productores del Campo (Alcalá del Río), centrada en cítricos y frutas de hueso.

También podrán participar jóvenes que quieran realizar su trabajo de fin de grado en el seno de una cooperativa, ya sea en la parte de campo como en la de transformación industrial.

En el marco de este proyecto, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha diseñado una plataforma informática para facilitar información sobre ofertas de prácticas en sus cooperativas federadas. Este ‘LinkedIn’ de primeras oportunidades laborales se podrá consultar a través de la web de la federación (www.agroalimentarias-andalucia.coop) y servirá para crear una base de datos de cooperativas, perfiles laborales y candidatos cualificados. De hecho, el objetivo de la organización es renovar anualmente los convenios al margen de este proyectoque impulsa el desarrollo de la vida laboral de los universitarios.

DIVERSIFICACIÓN Y ESTABILIDAD

Una de las actividades programadas fue la visita a una cooperativa, en la que 15 alumnos de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica de la Universidad de Sevilla conocieron de la mano del gerente de Productores del Campo, Manuel Vílchez, las oportunidades laborales que puede ofrecer una cooperativa agroalimentaria que trabaja en la diversificación, en la innovación o en la calidad.

Durante una mañana, los estudiantes conocieron la variedad de cultivos de esta cooperativa. Conocida principalmente por los cítricos, la entidad también trabaja fruta de hueso, caquis, algodón, cereales, almendra y aceituna; una diversidad que les permite trabajar prácticamente los doce meses del año. La diversificación de cultivos ofrece también más posibilidades laborales, sobre todo en cuestiones técnicas de campo, como indicó el gerente de Productores del Campo.

Son precisamente los técnicos de campo los perfiles más demandados, mientras que los más valorados son aquellos que dominan o tienen interés sobre los avances tecnológicos -necesarios para abordar la agricultura de precisión- o sobre calidad, según apuntó Manuel Vílchez. No obstante, las cooperativas también precisan de candidatos para cubrir puestos en departamentos jurídicos, de administración o de marketing y comunicación, entre otros.