Jóvenes Agricultores y ganaderos de Cantabria – Asaja Cantabria ha advertido sobre las cuantiosas pérdidas económicas que está ocasionando la presencia de la oruga defoliadora de las praderas a la economía de las explotaciones agrarias de la región. Y, a la vez que también recueda que entraña riegos para salud de las personas y los animales.

Las lluvias de los ultimo días no han conseguido detener el avance de la misma, dejando a su paso las praderas afectadas totalmente arrasadas lo que en la práctica supone la pérdida del aprovechamiento otoñal y la necesidad de resembrar las mismas, ya que la oruga come la raíz de las gramíneas impidiendo su germinación, lo que provoca la proliferación de malas hierbas y que la producción de forraje para el próximo año también se vea mermada.

La mythimna unipuncta es una mariposa que en su fase de oruga produce los daños en numerosos cultivos siendo las praderas su principal fuente de alimentación. Las condiciones meteorológicas de este final de verano y otoño en que las temperaturas han sido suaves han provocado el rápido desarrollo y proliferación de las mismas, arrasando con las praderas dejando el en paisaje ese rastro similar a los campos de castilla en pleno verano.

Hace 2 años también hubo una plaga de esta oruga defoliadora que incluso llego a sembrar la alarma en entornos urbanos al meterse en las casas y devorar los jardines, la presencia de la misma es cada vez más patente debido a las favorables condiciones meteorológicas provocadas por el cambio climático que hacen que los otoños sean suaves, lo que favorece la proliferación masiva de la última generación de orugas que además es la más agresiva.

Por ello, se solicita a la Consejería de Desarrollo Rural a que valore y cuantifique los daños ocasionados por la oruga defoliadora en las explotaciones de Cantabria y establezca una línea de ayuda a la regeneración de las praderas, ya que la falta de pasto hace que para muchas explotaciones el invierno se haya adelantado 4 meses lo que en la práctica supone adquirir a mayores forraje para alimentación del ganado y tener que resembrar las praderas para que en primavera tengan producció.

Todo ello en un contexto en el que los precios del vacuno de carne y la leche han descendido considerablemente como consecuencia de la COVID. De igual modo se insta a la Consejería a agilizar el anticipo de las ayudas de la PAC a semejanza de CCAA que ya han anunciado su intención de anticipar las ayudas al 16 de octubre (primer día hábil para proceder al pago) e inyectar liquidez al sector con la que poder hacer frente a estas pérdidas y costes sobrevenidos.