La Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (FADEMUR) ha dado en Mérida el pistoletazo de salida de la caravana Cultivando Igualdad. Se trata de una iniciativa con la que Fademur recorrerá el país hasta el próximo 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. “Era hora de que las mujeres rurales levantásemos nuestra voz”, han dicho, “Queremos explicar las particularidades de la violencia machista en los pueblos, donde las víctimas son más vulnerables y tienen menos recursos”. Y han dejado un dato my preocupante: “El 24,1% de las mujeres extremeñas sufren violencia de género en cualquiera de sus formas”.

Y es que, en el entorno rural, las mujeres perciben la violencia de género más como una cuestión de ámbito familiar y privado que como un problema social y estructural. Así lo ha expuesto Fademur a partir de los datos de su estudio ‘Mujeres Víctimas de Violencia de Género en el Medio Rural’, el primero de estas características en nuestro país y con el que la organización ha atendido al encargo del Pacto de Estado en materia de violencia de género.

Para la elaboración de su estudio, Fademur también realizó encuestas entre agentes sociales y otros profesionales del medio rural. Éstos destacaron la falta de personal especializado, horarios limitados, falta de conocimiento y de accesibilidad de los centros, entre otras deficiencias que sufren los pueblos.

“NO VAMOS A QUEDARNOS EN EL DIAGNÓSTICO. EN FADEMUR ESTAMOS TRABAJANDO PARA PARAR ESTA SITUACIÓN”

“La falta de acceso a los recursos en los pueblos, la pérdida del anonimato que tienen las mujeres en los municipios pequeños y la cultura patriarcal tan arraigada en el medio rural, entre otros motivos, hace que la violencia de género esté más invisibilizada en el entorno rural que el medio urbano”, ha señalado la presidenta de Fademur Extremadura, Catalina García.

Estos factores hacen que las víctimas rurales permanezcan en relaciones de maltrato durante muchos años. Es lo que se desprende de las entrevistas a víctimas que Fademur realizó en el marco de su estudio. “Es desgarrador ver que las mujeres permanecieron de media veinte años con sus agresores. El desamparo que sienten les hace pensar que no tienen escapatoria”, han indicado desde la organización.

Por último, Fademur ha recogido los datos de la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer 2019. Ésta revela que en Extremadura un 9,1% de las mujeres declara haber sido víctima de algún tipo de violencia física o sexual; un 19,3% ha sufrido violencia psicológica emocional; un 19,6% de las mujeres extremeñas han sufrido violencia psicológica de control y un 8,9% ha manifestado haber sufrido violencia económica por parte de su pareja o expareja.

“Pero no vamos a quedarnos en el diagnóstico”, ha denunciado la presidenta de Fademur Extremadura, Catalina García, “en Fademur estamos trabajando para parar esta situación”. García ha señalado otras actividades y recursos que completan el programa Cultivando Igualdad, desde la creación en los pueblos de una red de espacios seguros contra la violencia de género, hasta talleres para la prevención de la violencia de genero entre adolescentes, una campaña audiovisual de sensibilización o la formación a profesionales que trabajan directamente con las víctimas y sus entornos. “Y para llegar hasta el pueblo más pequeño, contamos con todo ello en la web del programa, www.cultivandoigualdad.org”, ha recordado.

El programa Cultivando Igualdad cuenta con el apoyo del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.