Un ganadero de Yecla de Yeltes ha denunciado la muerte de una de sus vacas y su becerro, de escasas horas de vía, tras sufrir un ataque de una bandada de más de 200 buitres. El suceso tenía lugar este viernes 13 en la parcela donde tiene su explotación de vacuno de carne, concretamente en el paraje conocido como Cabezalobos.

En declaraciones a Miguel Corral en lasarribesaldia.es, M.C.Q.G. manifestaba haberse sentido indefenso tras observar más de 200 buitres en el lugar del suceso y que lejos de ahuyentarse de la zona, permanecían a la espera para poder alimentarse sobre el tejado de la nave, un comportamiento que no suele ser habitual, pues los buitres no toleran la presencia del hombre.

Este comportamiento demuestra el escaso alimento al que tienen acceso los buitres pertenecientes a poblaciones en distintos puntos del Parque Natural Arribes, lo que les obliga a un cambio en su comportamiento natural para sobrevivir, pasando de ser aves carroñeras a depredadoras.

La falta de alimento en el campo y la expansión de las colonias, algunas cpomoésta de más de 200 buitres, está teniendo como consecuencia una intensificación de estos ataques, generalmente a animales que se encuentran débiles, como suele suceder durante y unas horas después del parto.

Encuentran el cadáver de un oso joven en un coto de caza de Asturias

Por otro lado, el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas) ha informado este viernes de la localización dentro de un coto de caza en Asturias de los restos de un oso pardo muerto. Según Fapas se trata de un ejemplar joven. Desde la asociación afirman que se les envió de forma anónima varias fotografías en las que se veían los restos y «perros de caza y pies de personas que presuntamente estaban cazando».

La asociación señala que trasladó la información a la Guardia Civil, pero no pudieron determinar el lugar. Sin embargo, este jueves un vecino del concejo de Santo Adriano ha dado aviso de la localización del oso.

«Lamentablemente, la falta de cooperación de los cazadores locales, entendemos que presumiblemente, vinculados al Coto de Caza de Morcín, ha obligado a la recogida de los restos en un estado muy lamentable y que mucho nos tememos, hará imposible conocer las causas de la muerte de este nuevo oso muerto y que aparece en una zona muy cercana a donde en mayo pasado fue recogida una cría de oso pardo y liberada hace unas semanas en los Picos de Europa», han apuntado desde Fapas.

(Foto principal: Archivo. La del oso: Fapas)