Este verano quedará marcado en Europa, y particularmente en España, por los dos episodios vividos de intensas olas de calor que no solo batieron marcas históricas por todo el continente sino que apuntalan la tendencia al calentamiento global. Esa es la conclusión fundamental del informe climático del verano de 2019 que, junto a un avance de la previsión estacional para el próximo otoño, ha sido presentado este jueves 19 en rueda de prensa por Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica.

El verano de 2019 ha sido seco, con una precipitación media en el conjunto de España de 64 l/m2, lo que supone un valor inferior en un 14% al del período de referencia 1981-2010. Las precipitaciones registradas en los meses de julio y agosto, que fueron respectivamente muy húmedo y húmedo, no lograron compensar el carácter muy seco de junio.

A lo largo del trimestre de verano se han producido varios episodios de lluvias intensas, entre los que destacan el de los días 8 y 9 de julio, en que se registraron precipitaciones en zonas de la mitad norte peninsular y Baleares, siendo de especial intensidad en Navarra; y el episodio de los días 25-27 de agosto en que las precipitaciones afectaron a gran parte del área peninsular y Baleares, y fueron de gran intensidad localmente al sur de Madrid, suroeste de Zaragoza y sur de Mallorca.

El valor más elevado de precipitación máxima diaria registrado en este verano en un observatorio principal fue en agosto el día 20 con 87 mm en Alicante, seguido ese mismo día con 85 mm en Alicante-Elche/aeropuerto, y de 72 mm en Huesca/Pirineos el día 19, siendo las tres cantidades de precipitación diaria las más altas registradas en un día de verano de las correspondientes series. Además en Alicante, la precipitación acumulada en el verano 2019 ha sido de 99 mm, y también ha resultado ser el máximo de la correspondiente serie.

DE NUEVO, EL TERCER AÑO MÁS SECO DEL SIGLO

Este verano ha continuado la tendencia del actual año hidrológico, que comenzó el pasado 1 de octubre de 2018 y termina el próximo 30 de septiembre, manteniendo cifras muy similares a las registradas en la pasada primavera.

Desde entonces, en el conjunto de España se han acumulado un total de 521 litros por metro cuadrado en el conjunto de España hasta el 10 de septiembre, valor que queda un 15% por debajo del valor promedio del período de referencia 1981-2010. En cuanto al año natural, desde el 1 de enero hasta el 31 de agosto se recogieron 281 litros por metro cuadrado, valor inferior a lo normal en un 23%. En ambos casos hablamos del tercer año hidrológico y natural más seco del siglo XXI.

Aplicando el Índice de Precipitación Estandarizada (SPI por sus siglas en inglés) a las lluvias registradas en las estaciones de la red principal de AEMET en los últimos doce meses (desde el 1 de septiembre de 2018 hasta el 31 de agosto de 2019), se puede hablar de sequía meteorológica para ese período en buena parte de la mitad occidental peninsular, en una franja que abarca áreas de Galicia, Cantabria, oeste del País Vasco, Castilla y León, Comunidad de Madrid, Extremadura, oeste de Castilla-La Mancha, norte y oeste de Andalucía, buena parte de Mallorca y puntos de las islas Canarias occidentales.

La sequía meteorológica es más intensa en el oeste de Badajoz, sur de Castilla y León, oeste de la Comunidad de Madrid, extremo oriental de Cáceres y áreas del noroeste de Castilla-La Mancha.

PREDICCIÓN ESTACIONAL

El avance de la tendencia del tiempo previsto para el periodo octubre-noviembre-diciembre de 2019 indica que existe una mayor probabilidad de que la temperatura alcance valores superiores a los normales en la Península y Baleares considerando, como siempre, un periodo de referencia de 1981 al 2010.

El escenario más probable es que la temperatura media de estos tres meses se sitúe en el tercil superior, que para el conjunto de España significa que estará, al menos, casi 0,6ºC por encima de lo normal, aunque en algunas zonas, especialmente del noroeste peninsular, Sistema Central, Montes de Toledo, Subbética y sur del Sistema Ibérico, esta anomalía cálida puede llegar prácticamente a 1ºC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here