Los responsables del proyecto Life Arimeda han presentado su informe final sobre el proyecto de seguimiento y evaluación del uso de fertilizantes procedentes del purín de cerdo en cultivos llevados a cabo en Aragón y en la región italiana de Lombardía, destacando que se puede lograr una reducción del 70% en las emisiones de amoniaco.

Según informa el Gobierno aragonés, en el informe se resumen las actividades realizadas en el proyecto y los principales resultados obtenidos en ambos territorios al implementar y evaluar el uso del fertirriego con las fracciones líquidas del purín porcino en España y del digerido en Italia.

El seguimiento ambiental del proyecto, que se ha desarrollado a lo largo de cuatro años, evidenció que las emisiones de amoniaco pueden reducirse en Lombardía más de un 75% con la aplicación del digerido, incorporando el 50% en presiembra y el otro 50% con fertirriego, en comparación con parcelas fertilizadas con las técnicas habituales.

A su vez, en Aragón, trabajando con purín de cerdo y técnicas de fertirriego, se ha cuantificado una reducción en las emisiones de amoniaco superior al 70% en pívots y al 90% en riego por goteo enterrado y una reducción media del 25% en la cantidad de N aplicado.

En todas las parcelas donde se ha desarrollado el proyecto se ha mantenido el rendimiento potencial del cultivo.

La información generada en el proyecto Life Arimeda pretende contribuir a mejorar la gestión de los purines y el digerido en zonas de regadío mediterráneas.

IDENTIFICAN LAS TÉCNICAS DE FERTIRRIGACIÓN COMO UNA OPORTUNIDAD PARA MEJORAR LA GESTIÓN DEL PURÍN Y DEL DIGERIDO

Paralelamente, también contribuye a mejorar las políticas ambientales europeas para lograr una reducción de las emisiones de amoniaco a la atmósfera procedentes de la agricultura.

Los resultados del estudio social evidencian que los agricultores de Aragón y Lombardía identifican las técnicas de fertirrigación como una oportunidad para mejorar la gestión del purín porcino y del digerido en sus regiones.

Las ventajas económicas del sistema mixto agricultura-ganadería se percibe como el principal incentivo para la implementación de estas técnicas, seguido por la facilidad de manejo y distribución de los productos, la sustitución de los fertilizantes sintéticos por productos orgánicos y el reciclaje de los recursos disponibles en la cadena productiva a nivel local.

En paralelo, también se detectaron barreras para su implementación como las inversiones necesarias para separadores sólido/líquido y en los sistemas de inyección, los costes de operación y mantenimiento de los sistemas y la falta de profesionalización del sector.

Sin embargo, se insistió reiteradamente en que la falta de una regulación clara en el uso de estas prácticas, las restricciones normativas en el uso de las deyecciones animales y la ausencia de medidas regulatorias que favorezcan y promuevan el uso de estos detritos frente a los fertilizantes sintéticos son los principales cuellos de botella para la adopción de estas técnicas innovadoras.

En el proyecto, que ha estado dotado con un presupuesto global de 2,6 millones de euros, han participado por parte española la Asociación de Defensa del porcino nº2 de Ejea y las empresas REGABER y Mecàniques Segalés, mientras que por parte italiana los socios han sido la Universidad de Milán, ARAL (Asociación de ganaderos de la región de Lombardía) y las empresas Agriter y Acquafert.

Acceder al Informe Layman.