La organización agraria ASAJA en Salamanca ha dado la voz de alarma por un nuevo ataque de buitres a ganado vivo. La explotación, que ha sufrido la mañana del 18 de enero la pérdida de un ternero “vivo y totalmente sano”, está situada en el término municipal de Bañobárez, perteneciente a la comarca de Vitigudino.

“Conducía por una carretera cercana cuando vi muchos buitres sobrevolando la zona; así que decidí ir a la explotación, que está por esa zona”, desvela el ganadero. “El problema es que los buitres están muertos de hambre y, al final, atacan, aunque sea a presas más inofensivas”. El afectado asegura que la reproductora estaba “totalmente exhausta” debido, probablemente, a un esfuerzo banal de ahuyentar a las aves. “Pero con tantos buitres, no se puede. Cuando yo llegué aún había unos 40”.

“Es una pena que tengamos que pasar por esto, pero es lo que nos toca si no se hacen cargo”, afirma resignado el ganadero tras este ataque de buitres a ganado vivo, quien acabó el año con otro ataque de fauna salvaje, concretamente de meloncillos. “Además de perder al ternero, seguramente tengamos problemas con la vaca, porque puede tener problemas en las ubres al no amamantar al ternero. Y no podemos estar ordeñando a una vaca que está en extensivo”.

ASAJA Salamanca insiste en que la Junta de Castilla y León debe hacerse cargo de los desperfectos que ocasionan estas aves “puesto que es su responsabilidad”. Según fuentes de la organización agraria, “la administración regional debería sufragar todos los gastos incurridos además de contemplar el lucro cesante y, sobre todo, de distribuir alimento a los buitres para que cesen los ataques de esta especie que ha cambiado su modo de alimentación –de carroñeros a depredadores– por falta de comida.

Asimismo, recuerda que hay cuatro comunidades autónomas que contemplan resarcimientos a los ganaderos que sufren daños en la explotación por estas rapaces: Madrid, La Rioja, Castilla La Mancha y País Vasco.