Este 23 de mayo de 2019 se ha inaugurado un monolito conmemorativo al Jamón de Trevélez con motivo del 30 aniversario de la unión de los productores que hicieron posible la creación de la Indicación Geográfica Protegida Jamón de Trevélez, como reconocimiento a todas las generaciones de artesanos que, con su buen hacer, han sabido mantener la tradición y calidad de este jamón. Un acto por el que el Jamón de Trevélez remonta su nombre y prestigio a siglos atrás.

Cuando las mesas de la corte se abastecían de los mejores productos artesanos y los nobles comensales rendían todos los honores a una buena mesa, el “Jamón de Trevélez” era ya manjar indispensable.

Una fecha importante en la historia del Jamón de Trevélez es el 10 de octubre de 1862. En ese año se realizó en Granada una Exposición donde se mostraban los productos de más calidad de la provincia y la Reina Isabel II concedió a los jamones de Trevélez el privilegio de lucir el “Sello de la Corona” con la siguiente leyenda:

PREMIADO POR S.M. LA REINA ISABEL II EN 1862. TREVÉLEZ.

Este sello se encuentra en el Ayuntamiento de Trevélez y antiguamente se estampaba en cada pieza, lo que autentificaba su procedencia. Debido a la fama y prestigio que fueron adquiriendo estos jamones, fue el propio ayuntamiento quien, ya entonces, emitía certificados para autentificar el origen. Actualmente el sello está presente en cada pieza calificada, tanto en el precinto de garantía como en el logo de la Indicación Geográfica Protegida impreso en la vitola que identifican el producto.

La elaboración del jamón en Trevélez y en el resto de los pueblos de la Alpujarra alta, tiene una tradición de muchos siglos. Actualmente existen, en la comarca, empresas dedicadas a la elaboración de este tipo de jamón con más de 60 años de historia.

Los jamoneros de esta comarca han sabido mantener y transmitir durante generaciones los conocimientos, el buen hacer y el mismo procedimiento artesanal de selección y curación que hacen único a este jamón.

Actualmente, es el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Jamón de Trevélez quien se encarga, entre otras labores, de asegurar y garantizar la calidad del producto y velar por su autenticidad en el mercado.

Fue gracias al esfuerzo de los primeros emprendedores que curaban unas pocas piezas de procedencia fundamentalmente casera, como se empezó a dar a conocer este producto al gran público fuera del ámbito de La Alpujarra, enclave geográfico tradicionalmente aislado.

A final de la década de los 50, se ponen en marcha en la comarca los primeros secaderos con vocación empresarial.

en 1989 la Asociación de Industriales del Jamón de Trevélez, germen de la actual IGP

Pero no sería hasta finales de los 80 cuando todos los productores que operaban en la zona en ese momento toman conciencia de colectivo y visualizan de una manera clara la importancia de, como grupo compacto, obtener reconocimiento, poner en valor y defender la forma de elaborar y cualidades de un producto tan especial y genuino.

Así, este colectivo de la generación anterior constituye en 1989 la Asociación de Industriales del Jamón de Trevélez (en la actualidad se denomina Asociación de Productores de Jamón de Trevélez) la cual inicia el proceso de reconocimiento del Jamón de Trevélez como una Denominación Específica de calidad (actualmente Indicación Geográfica Protegida).

De este modo, la Asociación se configura como un grupo unido, activo, agente canalizador de iniciativas enfocadas no sólo al desarrollo de su sector también a la mejora y protección de su entorno y de los valores humanos históricamente presentes en la zona como son: la cultura del esfuerzo, perseverancia, honestidad y humildad.

Fruto de esta iniciativa, tras unos años de rodaje, fue en la década de los 90, con una nueva generación, herederos en la mayoría de los casos de la anterior, al frente de las empresas, cuando se vieron culminados los esfuerzos.

En el año 1992 se ponen en marcha las primeras acciones para crear la “Denominación Específica Jamón de Trevélez” la cual toma forma en el año 1997 con la constitución del primer “Consejo Regulador” que sienta las bases iniciales y estándares de calidad del Reglamento que rige esta denominación.

En la actualidad se denomina Consejo Regulador Indicación Geográfica Protegida (IGP) Jamón de Trevélez”, y es el órgano que controla la producción de Jamón en las empresas inscritas, vela por la calidad y homogeneidad del producto, por el buen uso del nombre “Jamón de Trevélez” a la vez que gestiona su promoción y divulgación.

Este gran logro de los productores de la zona en el reconocimiento oficial de un producto tan especial ha permitido e impulsado llevar el nombre del “Jamón de Trevélez” por todo el mundo y tener presencia en multitud de países:  Japón, Canadá, Suiza, Francia, Alemania, Países Bajos, Reino Unido, Bélgica, Austria, Hong Kong, …

SECUENCIA HISTORICA DE RECONOCIMIENTO LEGAL DE LA IGP “JAMON DE TREVELEZ”

  • 1998 se publica en el BOJA nº 62, la Orden de 19 de mayo de 1998 que aprueba el reglamento de la denominación.
  • 2004 se publica en el BOE nº 205, la Orden APA/2859/2004 de 2 de agosto que ratifica el Reglamento de la Denominación y su Consejo Regulador.
  • 2005 se publica el en Diario Oficial de la Unión Europea el Reglamento (CE) no 1855/2005 de la Comisión con la inclusión de la Indicación Geográfica Protegida “Jamón de Trevélez” en el “Registro de Denominaciones de Origen Protegidas y de Indicaciones Geográficas Protegidas”.
  • 2015 se publica en BOJA nº 51, la Orden de 9 marzo de 2015 por el que se publica el pliego de condiciones de la Indicación Geográfica Protegida «Jamón de Trevélez».
  • 2018 se publica en BOJA nº52, la Orden de 8 de marzo de 2018 por la que se modifica el Reglamento de la Indicación Geográfica Protegida Jamón de Trevélez.

Simultáneamente al funcionamiento de la IGP “Jamón de Trevélez” y su Consejo Regulador, la Asociación, ha visualizado la necesidad y ha mostrado su voluntad de obtener reconocimiento y proteger, no solo en el jamón que se elabora en el ámbito de Trevélez, sino el que se hace en toda La Alpujarra el cual tiene también nombre, prestigio y reconocimiento histórico.

Fruto de este trabajo en colaboración con la administración pública de la Junta de Andalucía ha sido el reconocimiento oficial en 2016 de la “Marca de Garantía” “Jamón de la Alpujarra”.

Desde 1989 hasta 2019 han pasado 30 años en los que dos generaciones del colectivo de productores de la zona han luchado por mantener y proteger este producto tan genuino, tan de la zona y de tanta calidad.

El 23 de mayo de 2019 se inaugura un monolito conmemorativo al Jamón de Trevélez con motivo del 30 aniversario de la unión de los productores que hicieron posible la creación de la Indicación Geográfica Protegida Jamón de Trevélez, como reconocimiento a todas las generaciones de artesanos que, con su buen hacer, han sabido mantener la tradición y calidad de nuestro jamón.

Se ha querido representar, el símbolo de la IGP compuesto por la T y el sello real otorgado por la reina Isabel II en 1862, junto con algunas escenas tradicionales relacionadas con el cerdo y el jamón, como el pastoreo de los cerdos, la matanza y el jamón ya curado en una taberna donde se disfrutaba de un poco de vino y música.

CARACTERISTICAS PRINCIPALES DEL JAMON DE TREVELEZ

  • Control en la selección de la materia prima.
  • Proceso de elaboración artesano y tradicional
  • Larga curación natural al aire de Sierra Nevada
  • Sin aditivos ni conservantes añadidos. Solo sal marina, conservante natural mas antiguo usado por el hombre.
  • De sabor suave y delicado al paladar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here