ASAJA Salamanca ha instado a la Junta de Castilla y León que instaure un sistema de compensaciones por el ataque de buitres al ganado vivo, en especial después de que un ganadero haya sufrido ataques diarios de los buitres, con un saldo de 4 terneros muertos. Ya son cuatro comunidades autónomas que contemplan resarcimientos a los ganaderos que sufren daños en la explotación por estas aves: Madrid, La Rioja, Castilla La Mancha y País Vasco.

En repetidas ocasiones, ASAJA Salamanca ha aclarado que los buitres han cambiado su modo de alimentación, pasando de carroñeras a depredadoras y, aunque no puedan atacar animales grandes ya que carecen de fuerza prensil en sus garras, aprovechan una debilidad, como cuando una reproductora está pariendo o un ternero recién nacido, para atacar.

El último suceso del que tiene constancia la organización agraria salmantina corresponde al sufrido por un ganadero de bovino en extensivo del Campo de Ledesma, que sufrió, para su desesperación, ataques diarios de los buitres. “Cuando ves que todos los días es lo mismo, ya no sabes qué hacer. Y, por supuesto, no pedimos ayuda a las administraciones porque cuando lo hacemos nos dicen que no van a hacer nada”, lamenta este ganadero.

Concretamente, del 10 al 13 de mayo, durante cuatro jornadas consecutivas, la explotación registró un ataque y un ternero muerto al día. “Llamé a Medio Ambiente durante 2 días seguidos, no me cogieron el teléfono. El sábado me devolvieron la llamada y me dijeron que no iban a hacer nada”, clarifica el propietario de la explotación. “Por la parcela, pasa un cable de tendido eléctrico, los buitres se aposentan allí y cuando un ternero tiene pocas horas de vida, van a por él”, explica el ganadero quien añade que ha podido tener “más de 50 ataques de buitres” en los últimos años.

ASAJA Salamanca recuerda a todos los afectados que está elaborando un censo con los ataques de buitres y meloncillos para la Junta de Castilla y León.