Las consecuencia de los saneamientos ganaderos se ha cobrado una nueva víctima. Este lunes 22 en el término municipal de Losar de la Vera, el propietario de una ganadería de caprino veía cómo cargaban en un camión 159 cabras veratas con destino al matadero, que por las fotografías que se adjuntan se puede apreciar a simple vista la salud de las mismas, según denuncia la Unión de Extremadura.

En el acto de carga ha estado presente el ganadero que veía como se iba al matadero el trabajo de toda su vida y perdía en un solo día 35.000 euros.

La organización agraria lamenta que con esta acción la Junta de Extremadura ha vuelto a arruinar a otro ganadero, a la vez que insiste en que «estas situaciones se producen a diario, sin prensa sin nadie se entere se están cargando camiones de vacas y de cabras que con falsos positivos de tuberculosis se están enviando al matadero».

El ganadero afectado cobrará una media de 45 € por cabra cuando en el mercado estos mismos animales cotizan a 150 €

Esta explotación de 500 cabras veratas ha tenido tres saneamientos, en el primero le han sacrificado 57 cabras, en el segundo 60, en este tercero 159 y se prevé que en el próximo les sacrifiquen las que le quedan de su explotación de caprino.

La Unión de Extremadura advierte además que se van a indemnizar una media de 45 € por cabra cuando en el mercado estos mismos animales cotizan a 150 €.

En el sacrificio el ganadero de caprino había contactado con un matadero de Tomelloso que le pagaba el transporte, no le cobraba nada por los animarles decomisados y por las sanas le abonaba a 1,20 € el kg de canal, sin embargo la Junta de Extremadura le ha obligado a sacrificarlas en el matadero de Cáceres donde el transporte le paga el ganadero, le van a cobrar por las cabras decomisadas y le van a abonar 0,45 € por kg de canal de los animales sanos. Entre unos conceptos y otros este ganadero ha perdido este lunes la cantidad de 35.000 €.