Las redes sociales las carga el diablo, pero las escriben las personas.  Pese a todo, Jacobs Douwe Egberts, compañía holandesa que comercializa las marcas de café Tassimo, Saimaza y Marcilla, entre otras, ha salido en defensa de su mánager general en Francia Xavier Mitjavila después de que este calificara a España como un «Estado fascista» en su cuenta de Facebook junto con una cinta amarilla para reclamar la libertad de los presos políticos que él creía. No es la primera vez que Moix da su opinión separatista en las redes sociales, pero sí la la primera en la que se crea una fuerte controversia, con llamadas a boicotear estos productos incluida

«Las opiniones personales son opiniones personales. Creemos que sentarse a tomar un café (o un té) puede ayudar al entendimiento mutuo», defienden desde la compañía en un escueto comunicado para «dar respuesta a la reciente cobertura en las redes sociales» en relación a sus marcas y su compañía.

Xavier Mitjavila Moix, director general de Jacobs Douwe Egberts en Francia, ha eliminado sus perfiles en LinkedIn y Twitter. Y no por casualidad o porque se haya cansado de postear. Antes de hacerlo, el directivo colgó una imagen en su Facebook donde aparecía el lazo amarillo, color y muestra de apoyo a los secesionistas encarcelados por rebelión y malversación, y el texto «España es un Estado fascista».

Las redes se han movilizado y han pedido un boicot a las marcas de café Saimaza y Marcilla a través de los hasta #BoicotSaimaza y #BoicotMarcilla.

El activista separatista que vive en Francia también colocó el mensaje en Twitter, donde ahora ha eliminado la foto y luego también ha eliminado su cuenta. Su perfil en LinkedIn también ha desaparecido.