Un consorcio catalán ha desarrollado un sistema para verificar el origen y la variedad del aceite de oliva con el objetivo de detectar adulteraciones y evitar el fraude.

Según ha informado el departamento de Empresa, la iniciativa forma parte del proyecto Autenfood, que lidera la Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña (FCAC) y en la que participa el grupo de investigación de Lípidos y Compuestos Bioactivos de la Universidad de Barcelona, además de varias empresas catalanas del sector de la alimentación.

El presupuesto del proyecto Autenfood supera el millón de euros y está cofinanciado por el Programa Operativo Feder de Cataluña 2014-2020.

El responsable sectorial de aceite de oliva de la FCAC, Antoni Galceran, ha explicado que este producto tiene asociado un «elevado riesgo de fraude», por lo que es importante encontrar fórmulas que permitan controlar, detectar y reducir situaciones engañosas como una posible adulteración fruto de mezclas con otros aceites, a la vez que se verifica la variedad del aceite y de su origen geográfico.

SE HA CENTRADO EN EL DESARROLLO DE NUEVAS ESTRATEGIAS ANALÍTICAS PARA VERIFICAR LA VARIEDAD DEL ACEITE DE OLIVA, SU ORIGEN GEOGRÁFICO Y DETECTAR ADULTERACIONES

Por ello, una de las líneas del proyecto se ha centrado en el desarrollo de nuevas estrategias analíticas para verificar la variedad del aceite de oliva, su origen geográfico y detectar adulteraciones con otros tipos de aceites.

Así, se podrá mantener la calidad y «continuar incrementando la confianza de los consumidores» en el aceite.

La metodología desarrolla durante el proyecto, que ha tenido una duración de tres años, consiste en el análisis de 400 muestras de diferentes tipos de aceite de oliva procedentes de diversas zonas productoras de Cataluña y de diferentes parámetros según cada objetivo de verificación.

Todos los datos se evalúan mediante técnicas estadísticas avanzadas que han de permitir identificar perfiles de esos compuestos que pueden ser utilizados como «huellas dactilares» de los aceites auténticos.

La información se ha recopilado en una base de datos y se ha aplicado para el desarrollo de una estrategia para autentificar el aceite de oliva en Cataluña.

Con ello, se ha planteado un protocolo de autentificación del aceite y el consorcio también ha creado un servicio de asesoramiento dirigido a empresas y entidades de este ámbito.