Cuando todo el sector se ha mostrado unánime en contra de la venta a pérdidas, se abre un precedente que no va a convencer a mucha gente. La Ley de Cadena Alimentaria recogerá en una disposición adicional un régimen especial para el plátano canario que permitirá a los agricultores del sector colocar puntualmente su producto a pérdidas siempre que en el cómputo del año sus ingresos por ventas no sean inferiores a sus costes, según ha anunciado este martes 14 el Gobierno de Canarias.

Esta es la principal novedad que el secretario general de Agricultura del Ministerio, Fernando Miranda, ha trasladado este martes a la consejera canaria del área, Alicia Vanoostende (PSOE), durante la reunión que han mantenido en Madrid.

En ese encuentro, Vanoostende ha vuelto a expresar al Ministerio «la preocupación» que existe en el sector platanero, el más importante en la agricultura de las islas, por la regulación general sobre las ventas a pérdidas que establece la Ley de Cadena Alimentaria que se tramita en estos momentos en el Congreso.

Según Vaanoostende, en el debate final de la ley se va a introducir, vía enmienda, una disposición adicional con medidas «específicas para salvaguardar al plátano».

La consejera ha defendido que el sector del plátano canario «es viable» y ha puesto en valor «la interpretación» que va a hacer el Ministerio para que la prohibición de vender por debajo de coste se aplique sobre el balance del año, no operación por operación.

«Es verdad que hay momentos en que se tiene que vender por debajo de coste de producción y también hay categorías que se venden por debajo del coste, como ocurre en otros productos», ha añadido.

Asimismo, la Consejería ha publicado en el Botelín Oficial de Canarias (BOC) la convocatoria de la Medida II “Ayuda a los productores de plátano IGP” para la campaña 2022 del Programa Comunitario de Apoyo a las Producciones Agrarias de Canarias (POSEI).

Esta subvención, cuya cuantía asciende a 141,1 millones de euros financiados por el Fondo Europeo Agrícola de Garantía (FEAGA) y está destinada a los productores de plátano cuya explotación se encuentre en Canarias y estén inscritos en el órgano de gestión de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) “Plátano de Canarias”.