Si a la sequía y a las continuas olas de calor que están padeciendo los cultivos se le suman los perjuicios derivados de la falta de mantenimiento y de renovación de los canales de riego, el panorama es como poco desolador, como se ha visto en Jerez de la Frontera (Cádiz) donde el hundimiento de parte de un canal de riego de los años 50 ha puesto en jaque a 2.400 hectáreas de cultivos de tomates, aguacates, maíz, alfalfa, girasol y algodón.

Y esto es lo que está ocurriendo en la zona regable del Guadalcacín, en el término municipal de Jerez, donde un canal de riego de los años 50, competencia de la Junta de Andalucía, está poniendo en jaque a cultivos que necesitan agua como el tomate de industria y otros hortícolas, aguacates, así como otros más tradicionales en la comarca como el maíz, alfalfa, girasol y algodón.

Concretamente, el tramo 14 del canal de riego se encuentra hundido en la zona comprendida entre las barriadas rurales de La Ina y Rajamancera, lo que provoca que no entre el agua suficiente a la balsa de regulación que abastece a unas 2.400 hectáreas de cultivos, por lo que se ha procedido a la paralización del riego durante 7 horas cada noche, con el objetivo de que la balsa en cuestión recupere volumen de agua.

LA AVERÍA SE SUMA A LA SEQUÍA Y LAS ALTAS TEMPERATURAS, QUE ESTÁN ASFIXIANDO A LOS CULTIVOS

Esta situación, que se lleva arrastrando desde hace años, ha sido denunciada en numerosas ocasiones por la Comunidad de Regantes del Guadalcacín, así como por las organizaciones agrarias y CREA Andalucía-, quienes ha podido reclamar al director de Infraestructuras del Agua de la Junta de Andalucía, Álvaro Real, el arreglo urgente del tramo 14 de este canal de riego de los años 50 dadas las circunstancias excepcionales que está sufriendo el campo ante la sequía y las altas temperaturas, que están asfixiando a los cultivos.

Miguel López, secretario general de COAG Andalucía; Pedro Gallardo, presidente de ASAJA Cádiz; Miguel Pérez, secretario provincial de COAG Cádiz; Antonio de León, vicepresidente de ASAJA Cádiz;  Eloy Rocha, presidente de la Comunidad de Regantes del Guadalcacín, y el director técnico de CREA Andalucía, Ricardo Martín, han acompañado este miércoles 3 al director de Infraestructuras del Agua durante el recorrido por las zonas afectadas, al que han agradecido su preocupación por conocer ‘in situ’ la situación del canal de riego afectado –de una longitud aproximada de 1.000 metros-, así como su voluntad de dar solución a las deficiencias que presenta esta red primaria.

Sobre el terreno, el director de Infraestructuras del Agua ha podido comprobar lo que apuntan los informes técnicos: el riego se ralentiza en el tramo 14, en el paraje de ‘Matacaliente’. De 1.900 litros por segundo que debería transportar, sólo aporta a la balsa 1.100 litros por segundo, generando un déficit de agua que provoca que la balsa se vacíe, de ahí los cortes de riego nocturnos.

Igualmente, se le ha trasladado a Álvaro Real la existencia de otras deficiencias en los canales principales que salen del embalse del Guadalcacín -tramos 10, 12, 13-, ya que, debido al avanzado estado de deterioro de los mismos por su antigüedad y las especiales características del terreno, hay filtraciones y pérdidas de agua para los que también se ha solicitado una intervención inmediata.

Desde las organizaciones agrarias, la Comunidad de Regantes del Guadalcacín y CREA Andalucía se confía en que esta demanda de hace años sea por fin atendida por la Junta de Andalucía y se acometan las obras necesarias para evitar el derroche de agua que producen las deficiencias mencionadas, más aún en un contexto de sequía como el actual.