Un agricultor que chocó con una piedra mientras araba un campo ha descubierto que había encontrado por casualidad un talla de piedra de la época ibera en Elche, coetánea de la Dama de Elche, que ahora analiza el Institut Valencià de Conservació, Restauració e Investigació (IVCR+i) para conocer su valor arqueológico. Expertos del Seprona de la Guardia Civil han participado en la custodia y recuperación de este hallazgo.

Se da la casualidad e que este labrador ilicitano, Manuel Ibáñez, al chocar con una piedra de gran tamaño y pesada la consideró útil para usarla de sobrepeso para que el arado surcara la tierra de forma más eficaz. Fue más tarde, acabada la faena, cuando este labrador ilicitano observó que aquello parecía ser parte de una escultura. Se trata de  un fragmento de 45 centímetros de longitud y 31 de ancho que pertenece a la cintura y glúteo derecho de un guerrero. Conserva una parte mínima del cinturón y sobre la túnica se observan protecciones discoidales y romboidales enlazadas por correas, indicando la jerarquía militar de este personaje.

Al darse cuenta de no era una piedra normal, la cogió con cuidado y se acercó al yacimiento de La Alcudia para mostrarla a los expertos. Quienes, en una primera inspección ocular, apreciaron que podía tratarse de una pieza valiosa y le sugirieron que la dejara allí en depósito., a lo que senegó. Vamos a esperar a que venga la Guardia Civil», dijo Manuel, «que es un ente del que puedo fiarme», según recoge lavanguardia.com Las cosas había que hacerlas bien, así que al día siguiente del hallazgo, el descubridor,  tras ser levantada el acta correspondiente, entregó la pieza a los agentes del Seprona que se personaron.

Se trata de una escultura de una calidad excepcional y refleja un trabajo artesanal minucioso y detallista, en cuya protección y custodia colaboró el Seprona de la Guardia Civil, destaca la Generalitat.

El trabajo consiste en analizar los materiales presentes en el objeto, centrándose en el soporte pétreo y en determinar si existen restos de policromía que indiquen que la pieza estuviera decorada originariamente. Este martes se han desplazado hasta el museo ilicitano la subdirectora del instituto, Gemma Contreras, y el técnico responsable, David Juanes.