No hay resultados definitivos en las elecciones de EEUU, pero Donald Trump ha vuelto a sorprender y cuando se le daba casi como muerto ha  logrado sobrevivir a las elecciones y disputará hasta el escrutinio del último voto a la Presidencia de EEUU a Joe Biden. El voto por correo será decisivo para conocer quién se alza finalmente con la victoria (por lo que se espera que los resultados finales no se conozcan en varios días posiblemente) y con esta espera se quedará todo el sector agrario español, que confiaba en una victoria de los demócratas para abrir la puerta a una negociación en la guerra de los aranceles ente la UE y EEUU.

Durante esta madrugada, la pelea por los Estados bisagra está siendo, como pronosticaban las encuestas, encarnizada. Florida, Ohio, Carolina del Norte, Texas o Pensilvania son los estados clave para lograr la presidencia. Las elecciones presidenciales estadounidenses se han convertido en un duelo sin precedentes y con todas las hipótesis abiertas.

Buena prueba de la emoción en esta votación a la Presidencia de EEUU es que el actual presidente ha vuelto a agitar el miedo al fraude. “Nos están intentando robar la elección”, lanzó desde su cuenta de Twitter pasada la medianoche en Washington. Mientras tanto Biden aseguró que se ve “en camino de lograr la victoria”.

Cabe recordar que el campo español se juega mucho indirectamente en estas elecciones. La política proteccionista de Trump ha provocado una oleada de aranceles a muchos productos alimentarios europeos, con especial incidencia en los españoles, como el aceite, la aceituna, el vino o el queso,  mientras que ahora la UE tiene la posibilidad de gravar otros tantos productos estadounidenses lo que agravaría las tensiones y la guerra comercial. Y ya se sabe que en estos conflictos, al final el que pierde siempre es el sector agrario. Y si el español está de por medio, más.