El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aseguró este miércoles 16 que «Putin me dio luz verde para renovar el acuerdo» que facilita la salida de cereales y fertilizantes rusos y ucranianos, firmado en julio y que expira el próximo día 19.Sin embargo, desde Moscú se quiere seguir vinculando la salida del grano con la apertura a la exportación de sus fertilizantes rusos, bloqueados por las sanciones por la invasión de Ucrania.

Según el líder de Turquía, que forma parte de la coordinación y supervisión del acuerdo, recibió en sus últimas conversaciones con Putin «luz verde» del ruso para la renovación, sin dar detalles sobre cuándo tendrá lugar. «El camino a la paz es a través del diálogo», añadió Erdogan.

La víspera, desde Bali, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, afirmó que aún se mantienen los obstáculos para la prórroga del acuerdo debido a los problemas para la exportación de cereales y fertilizantes rusos, pero el secretario general de la ONU, António Guterres, prometió su levantamiento.

El ministro ruso señaló que la secretaría de las Naciones Unidas y Guterres personalmente «están haciendo todo lo posible» para eliminar los obstáculos que impiden la exportación de sus cereales y sus fertilizante rusos, pero, después de cinco meses de funcionamiento del acuerdo de grano, «en general aún no se han logrado resultados prácticos».

En este sentido, Erdogan ha advertido, en su poayo a Rusia, que «el mundo se enfrenta a una posible crisis de arroz, como de trigo, aceite de girasol y maíz, por lo que el mercado mundial de fertilizantes también debe estabilizarse rápidamente. De lo contrario, experimentaremos una mayor crisis alimentaria el próximo año», añadió.

Si bien el mandatario turco no aludió directamente a Rusia, su llamamiento a facilitar los suministros de fertilizantes respalda de facto los esfuerzos del Kremlin por conseguir que se levanten los obstáculos a sus exportaciones.