Tres grandes organizaciones de productores europeos han puesto en marcha una nueva campaña que explica los motivos por los que rechazan el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y los países del Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay).

La iniciativa, respaldada por las cooperativas del Copa-Cogega, la confederación europea de productores de remolacha (CIBE) y la organización AVEC, coincide con el reinicio de las negociaciones a nivel europeo para la ratificación del tratado comercial.

Los productores consideraron que la UE debe escuchar a sus parlamentos (tanto la Eurocámara como los nacionales), así como a ciudadanos, consumidores y agricultores antes de seguir adelante.

La campaña, lanzada en los medios sociales, explica con ejemplos concretos los temores que el acuerdo plantea a los productores.

EL PACTO AMPLIARÁ LA BRECHA PARA LOS AGRICULTORES DE LA UE DEBIDO A LA DOBLE VARA DE MEDIR QUE SE APLICARÁ A LOS EUROPEOS

En un vídeo de seis minutos, las tres organizaciones aceptan el reto de plantear las tres principales razones por las que se oponen al acuerdo alcanzado en junio de 2019.

En su forma actual, dicen, «es inaceptable para los agricultores de la UE en un momento en que tendrán que encontrar soluciones para responder a los objetivos del Pacto Verde«.

En primer lugar, consideran que el acuerdo está desequilibrado en su capítulo agrícola, especialmente para sectores ya frágiles.

Los productores subrayan que en el sector de la carne de vacuno, el acuerdo transferirá el poder de negociación de los ganaderos de la UE a los grandes operadores de los países del Mercosur.

En segundo lugar, temen los impactos acumulados de todos los acuerdos comerciales ya firmados por la UE y futuros, un miedo que confirma un estudio de la Comisión Europea publicado recientemente según el cual Mercosur será el único acuerdo que creará un balance comercial negativo.

Como ejemplo, señalan que en el sector avícola cada año las importaciones de los países del Mercosur representarán la producción de Dinamarca, Finlandia y Suecia juntos.

Por último, estas grandes organizaciones de productores europeos aseguran que el pacto ampliará la brecha para los agricultores de la UE debido a la doble vara de medir que se aplicará a los europeos.

El ejemplo del sector de la remolacha azucarera es un caso claro; con el acuerdo Europa importará azúcar y etanol que no respetarán los estándares de producción europeos, en términos de uso de herbicidas e insecticidas que están prohibidos en Europa.

Precisamente este jueves un grupo de eurodiputados, sobre todo del grupo de los Verdes, pidió la suspensión del acuerdo comercial entre la UE y el Mercorur.

Los firmantes, entre los que figuran los españoles Ernest Urtasun (En Comú Podem) y Miguel Urban (Podemos) consideran que el acuerdo provocará un aumento significativo de la deforestación en el Mercosur, al carecer de políticas claras y eficaces de protección ambiental y sostenibilidad.