Tres empresas dedicadas al procesado industrial del pistacho en la región han constituido la Asociación de Industrias del Pistacho Español de Castilla-La Mancha (Adipe) con el objetivo de homogeneizar el producto y defender su calidad para competir en el mercado internacional, sobre todo con Estados Unidos, que es el principal productor mundial.

Así lo han anunciado este miércoles en su presentación el presidente y vicepresidente de Adipe, Juan Antonio Jiménez y Luis Plaza, respectivamente, que han citado como objetivos de la asociación la estandarización del pistacho seco, la creación de un código de buenas prácticas y fomentar las normas higiénico-sanitarias del procesado.

El presidente de Adipe ha informado de que las tres promotoras de la asociación (Pistachos del Valle, Propistacho y Vitium Pistacho) cuentan con una capacidad anual de 2.500 toneladas sobre las 7.000 que hay en seco en España, y ha indicado que espera que en los próximos meses se unan «al menos entre el 30 y 40% de las procesadoras de la región».

Castilla-La Mancha cuenta actualmente con 50 procesadoras y con una extensión plantada de unas 60.000 hectáreas, un dato que esperan que alcance las 100.000 hectáreas en los próximos 5 años, según ha indicado Jiménez, que ha añadido que «para los próximos 7 años se espera tener unas 100.000 toneladas de producción en todo el país».

A pesar de este volumen de pistacho que va a tener España en los próximos años, el presidente de la asociación ha asegurado que, sobre todo, Estados Unidos tiene un potencial exportador mucho más grande, y ha desvelado que «uno de los motivos de la constitución de Adipe es competir con ellos a nivel internacional».

PIDEN LA CREACIÓN DE LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN DEL PISTADO DE CASTILLA-LA MANCHA

«Nuestra intención es hablar con la Consejería de Agricultura para que nos ayude a crear una Denominación de Origen del Pistacho de Castilla-La Mancha y que nos apoye en la internacionalización y salida a los mercados exteriores, ayudándonos a financiar la presencia en ferias internacionales, para ir de la mano», ha argumentado Jiménez.

Además, la asociación pretende crear una lonja en la ciudad de Toledo que fije los precios para que tanto las procesadoras como la comercializadora y los agricultores tengan un valor de referencia.

Por su parte, el vicepresidente de Adipe ha destacado el establecimiento de unos valores de homogeneización del pistacho con el fin de que todas las empresas miembros de la asociación traten el pistacho de la misma manera.

«Queremos intentar que con la muestra de pistacho tomada por el agricultor, la lleve donde la lleve, tenga una diferencia de resultado mínima. Es decir, qué entendemos por un pistacho abierto o por un pistacho cerrado, entonces llegará un punto en el que con todo el que se sume dé su punto de vista para crear un código de buenas prácticas», ha explicado Plaza.

En este sentido, el vicepresidente de la asociación ha indicado que esta es una de las discrepancias que hay entre los productores y las procesadoras porque, aunque es un hecho objetivo, «por desgracia hay casos en los que el agricultor no está de acuerdo en que eso sea así».

Por último, Plaza ha asegurado que la Asociación de Industrias del Pistacho Español de Castilla-La Mancha quiere fomentar las condiciones higiénico-sanitarias de manipulación para que se hagan de una forma óptima y adecuada, basándose en el cumplimiento de la ley, y que pretenden establecer un sello de