Por si no hubiera poco con los lobos, los buitres e incluso los osos en los Pirineos, ahora la ganadería extensiva se enfrenta a un nuevo deprador: los cuervos. Según ha dado a conocer COAG Zamora, el ganadero José Luis Pascual Pordomingo ha informado de que su explotación ganadera de ovino se está viendo afectada de nuevo, como ya sucediera en años precedentes, por el ataque de cuervos que han provocado la baja este jueves 23 de un cordero, sin que el ganadero hubiera podido realizar acción alguna para evitarlo.

Estos ataques, al igual que la de los buitres, “demuestran a todos aquellos que lo ponen en tela de juicio, que estas aves carroñeras sí atacan a presas vivas”, han señalado, resaltando que los ataques se producen aprovechando el agotamiento de la madre realizado durante el parto.

COAG Zamora pide que se proceda por la parte de la Administración al control y eliminación de estos cuervos que merodean por la explotación

Ante esta situación, COAG Zamora ha solicitado del Servicio Territorial de Medio Ambiente la preocupación por este tema concreto, y que se proceda por la parte de la propia Administración al control y eliminación de estos cuervos que merodean por la explotación ganadera del afectado.

Cabe recordar que el pasado año el ganadero de Tudera denunió la muerte de varios corderos recién paridos por la acción de los cuervos, que aprovechaban la situación de vulnerabilidad de la madre y de la cría para cebarse en estos animales.

Aunque Medio Ambiente autorizó el control del ave carroñera nadie se prestó a llevar a cabo el operación de descaste del córvido.

(Foto: Archivo sin relación con este incidente YouTube)