Tras cinco meses de paz, el lobo ataca dos veces en Monegros con uno a cien metros de un núcleo de viviendas

1
361

Tras cinco meses sin tener noticias del lobo de Monegros, la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG, ha informado de que se han producido dos ataques al ganado ovino en Farlete, uno de ellos a cien metros de un núcleo de viviendas que ha provocado la alarma en la población.

El primer ataque tuvo lugar la tarde del día 4 de noviembre en la zona conocida como “Plana Borao” y el resultado fue una oveja muerta. El ganadero cree que el animal se debió quedar rezagado cuando recogía el rebaño al oscurecer.

El segundo, se produjo al día siguiente en un vallado, a sólo 100 metros del núcleo de viviendas, justo detrás de las escuelas, y en este caso el ganadero sufrió la pérdida de 2 ovejas. Este ataque ha sido el que más alarma ha causado entre la población por la proximidad al pueblo.

Estos sucesos vuelven a poner de manifiesto, según UAGA, que no es posible la convivencia entre la ganadería extensiva y los grandes depredadores, como son el oso y el lobo. Desde hace 3 años, los ganaderos de Monegros están en vilo por la presencia de un lobo que recorre la comarca atacando a sus rebaños. Tal y como ha verificado el Gobierno de Aragón, se trata de un único ejemplar y se desconoce cómo ha llegado hasta este territorio. En ese sentido, la organización agraria sigue reclamando a la administración que capture al lobo y lo traslade a su hábitat natural.

Critican que las ayudas “solo apoyan a la prevención, pero tampoco están solucionando el problema, ya el lobo ha entrado en los vallados”

Por otra parte, UAGA señala que en la actualidad no existen indemnizaciones para los ganaderos de ovino que han sufrido ataques. No hay ninguna compensación que cubra las pérdidas económicas por las bajas, heridas, abortos y falsos celos que han sufrido. Por ese motivo, la organización reclama al Gobierno de Aragón, desde hace tiempo, que cumpla con su Responsabilidad Civil y compense los daños que el lobo ocasiona a los ganaderos, pagando justamente y valorando el lucro cesante.

La única cobertura que tienen los ganaderos en estos momentos es la contratación del seguro de daños, pero esa póliza sólo indemniza cuando hay más de cuatro ovejas muertas.

En cuanto a las subvenciones que convocó el Gobierno de Aragón el 17 julio de 2019 “para la adaptación de la ganadería extensiva  a los retos ambientales y a los desafíos socioterritoriales”, UAGA señala que son del todo injustas porque no apoyan al ganadero que ha sufrido el ataque, sólo sirven para la adquisición de vallados fijos o portátiles; pastores eléctricos; y perros de raza mastín. Es decir, solo apoyan a la prevención, pero tampoco están solucionando el problema, ya el lobo ha entrado en los vallados.

Los ganaderos de Monegros son tajantes y manifiestan que “no queremos ayudas por soportar estos animales, solo queremos hacer el trabajo con tranquilidad y no pensar que en una noche nos jugamos la economía de todo un año”.

Tras el ataque de lobo registrado la madrugada del día 6 de noviembre, en las inmediaciones de Farlete, UAGA señala que la preocupación en Monegros ya no es exclusiva de los ganaderos, y que ahora hay cierta alarma entre los vecinos de esas localidades. Con este precedente e un ataque cercano a un núcleo de viviendas, los lugareños están temerosos de un posible encuentro fortuito. Por esta razón, ahora que estamos en campaña electoral, UAGA solicita a los partidos políticos que se posicionen en este tema que afecta y sufre la España Vaciada. Los ganaderos destacan que “los políticos deben tener claro a quien priorizan en su defensa, si a los pocos pobladores del medio rural o a la fauna salvaje que atenta contra nosotros”.

1 Comentario

  1. esto e slo que hay :
    si se descabezan d lider a manadas d lobos matan luego al tuntun
    si se exterminan y esquilman animalillos como conejos , atacan mas al ganado
    si se extermninan ls lobos hay plagas d topillos y conejos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here