La nueva estructura del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico aprobada este martes 28 por el Consejo de Ministros refuerza sus competencias en políticas medioambientales y de la biodiversidad terrestre y marina con la creación de dos nuevas direcciones generales y de despoblación.

Según un real decreto aprobado por el Consejo de Ministros, la nueva estructura contempla la creación de una Secretaría General para el Reto Demográfico, de la que dependerá la Dirección General de Políticas contra la Despoblación, según un comunicado del Ministerio.

Además, refuerza sus competencias al formarse la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental y la Dirección General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación. La segunda asumirá la política forestal y la lucha contra la desertificación.

Asimismo, esta estructura refuerza la coordinación y cohesión en las políticas de la Administración del Estado de defensa de la biodiversidad tanto terrestre como marina.

Esta nueva organización, según el propio Ministerio, resulta «más efectiva para la consecución de los objetivos del Gobierno, y refuerza las competencias de en biodiversidad y lucha contra la despoblación, dos retos importantes para el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Según el Ministerio, el refuerzo de la biodiversidad supone además una importante herramienta para el desarrollo de políticas ante el reto demográfico y la despoblación en el territorio.

La creación de la Secretaría General para el Reto Demográfico, con rango de Subsecretaría, de la que dependerá la Dirección General de Políticas contra la Despoblación, asumirá las competencias para la elaboración y el desarrollo de políticas frente al reto demográfico y la despoblación.

La estructura del Ministerio se fortalece con la creación de una Dirección General de Servicios, que dependerá de la subsecretaría para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

La estructura aprobada este martes 28 por el Consejo de Ministros se consolidará en las próximas semanas con un segundo real decreto que concretará la composición del Ministerio, especialmente en las competencias de la Secretaría de Estado de Energía.

Además, el Ministerio estudia la conversión del actual Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y Desarrollo Alternativo de las Comarcas Mineras en un Instituto para la Transición Justa, con rango de dirección general, y en una nueva estructura en el segundo nivel de la Secretaría.