Más de medio centenar de tractores se han manifestado este sábado por el centro de Toledo para reclamar ayudas de la Administración y responsabilidad y voluntad política para los agricultores afectados por la borrasca Filomena del pasado mes de enero, que arrasó los olivares de los valles de la provincia toledana, sobre todo, aunque también afectó a Guadalajara, Cuenca y Albacete.

La tractorada ha sido organizada por la organización agraria Unión de Uniones, que considera fundamental que las administraciones ayuden a los agricultores a poder salvar las explotaciones tras los daños causados por el temporal de nieve y hielo del pasado enero que ha secado olivos centenarios, como los que han exhibido hoy en la Puerta de Bisagra de Toledo, una de las principales entradas a la ciudad, como ejemplo del daño sufrido por el olivar.

El presidente de Unión de Uniones de Castilla-La Mancha, Andrés García Vaquero, ha explicado a los periodistas que tras las movilizaciones del pasado mes de marzo se consiguió que la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha concediera ayudas por valor de 18 millones de euros, pero la organización agraria considera la cantidad insuficiente puesto que no llega a cubrir los daños.

«FALTA VOLUNTAD POLÍTICA DE SOLUCIONAR EL PROBLEMA, TANTO DE LOS DAÑOS SUFRIDOS POR EL OLIVAR COMO DE LOS AÑOS QUE NO VA A HABER COSECHA»

García Vaquero ha planteado que se pongan de acuerdo la comunidad autónoma y el Ministerio de Agricultura y aporten ayudas al 50%, para que se pueda acometer una recuperación real de los daños sufridos por el olivar, puesto que las explotaciones van a estar un mínimo de cinco años improductivas, por lo que reclama esa responsabilidad y voluntad política para cerrar ayudas.

«Hay dinero, falta voluntad política de solucionar el problema, tanto de los daños sufridos por el olivar como de los años que no va a haber cosecha», ha reclamado el presidente de Unión de Uniones, quien ha recordado que hay miles de familias arruinadas , por lo que se hace imprescindible » recuperar el poder productivo y compensar la pérdida de renta de los próximos cinco o seis años».

Con los 18 millones de euros que hasta ahora se han puesto sobre la mesa, y teniendo en cuenta que son 72.000 hectáreas afectadas, se trataría de ayudas de 250 euros por hectárea y con esa cantidad no se cubre ni apenas la poda que se ha hecho.

García Vaquero ha indicado que Unión de Uniones invitó al resto de organizaciones agrarias a participar en la movilización de este sábado, pero no han acudido a su llamamiento y se ha preguntado por qué no tienen interés en organizar una movilización conjunta para una situación que es excepcional.

«Miles de hectáreas de olivos dañados van a quedar abandonados y van a ser una fuente de plagas» para los que han sobrevivido, ha lamentado el presidente de Unión de Uniones, que ha recordado que el olivar de los valles es el más afectado y precisamente es el más productivo.

Ha opinado que esta situación no va a encarecer el precio del aceite de oliva porque el temporal afectó a una zona geográfica muy concreta, pero esta zona ha quedado arrasada.

Muchos jóvenes se incorporaron con inversiones a explotaciones de intensivo y ahora no van a tener cosecha en unos años o van a tener que replantar otra vez, muchos no podrán pagar los préstamos, por lo que hay que darles una solución, si no, tendrán dificultades, ha comentado.

Unión de Uniones ha señalado que aunque el olivar ha sido el más afectado, ahora se está viendo también el daño de Filomena en el viñedo y en los pistachos, » ha afectado a todos los leñosos», ha lamentado, a la vez que insiste en la necesidad de una responsabilidad y voluntad política ante esta situación.