Todo el sector vitivinícola de Castilla-La Mancha podrá solicitar la ayuda directa de 206 millones de euros incluida en el nuevo decreto para empresas, pymes y autónomos afectados por la covid-19 que se publica este miércoles en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha, para hacer frente a la pérdida económica sobrevenida por la pandemia.

Así lo ha indicado en Toledo el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, en los prolegómenos de la reunión del Patronato de la Fundación Tierra de Viñedos, institución que él mismo preside, y donde ha recordado que, entre las 395 actividades económicas beneficiarias, se incluye “a una parte importante del sector agroalimentario”.

En cuanto al sector del vino, están reflejadas tanto la viticultura, vinicultura y la elaboración de mosto y alcoholes, que podrán solicitar las ayudas directas para “compensar la pérdida de ingresos, en la facturación, durante todos estos meses de pandemia”, ha precisado el titular regional de Agricultura, que ha agradecido el compromiso de la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco.

Además, estas medidas tendrán efecto sobre la ganadería extensiva en particular y la ganadería en general, ya que se ha incluido en su totalidad también como receptora de esta ayuda económica, que se obtendrá una vez acreditado que se ha perdido al menos el 30 por ciento de la facturación en 2020 respecto a la obtenida en 2019.

ESTE AÑO TAMBIÉN SE LIMITARÁN LOS RENDIMIENTOS POR HECTÁREA EN BLANCOS Y TINTOS Y EL GRADO MÍNIMO DE LA UVA EN BODEGA DEBERÁ SER MAYOR A NUEVE

En otro orden de temas, Martínez Arroyo ha resaltado el trabajo constante realizado en la Fundación Tierra de Viñedos y la consolidación a través del acuerdo adoptado con la Interprofesional del Vino de España, con 250.000 euros de presupuesto, para hacer promoción de la cultura del vino.

En este sentido ha indicado que, a causa de la pandemia, sólo pudieron realizarse once catas en el año 2020, pero se ha llegado a un compromiso entre ambas partes para el desarrollo, en los próximos meses, de otras 18 en municipios de la región.

Se trata de dar a conocer el producto de las nueve denominaciones de origen de vino de Castilla-La Mancha y de poner en valor la importancia que tiene “mantener la cultura sobre un alimento como el vino, que forma parte de la Dieta Mediterránea” y mantiene a todo el sector vitivinícola de la región.

En cuanto a los datos del sector en la exportación, Martínez Arroyo ha remarcado que son “positivos”, al haberse producido en los últimos meses un incremento de ventas en volumen, facturación y valor de euros por litros.

“Eso significa que todo el sector vitivinícola trabaja en la dirección correcta”, ha manifestado el consejero, que ha puesto sobre la mesa algunos datos como que, en el producto envasado de Denominación de Origen, el vino ha experimentado un crecimiento del 4 por ciento en el precio en euros por litros, de enero a marzo de 2021, respecto a la misma fecha del año anterior.

Es por ello que se espera que la de este año sea una buena vendimia, con una existencia en bodega mejor que con la que se inició la pasada campaña, ha indicado el consejero, que ha reforzado el compromiso del Ejecutivo regional con la calidad del vino que se hace en la Comunidad Autónoma.

De esta manera, ha dicho que, para este año, al igual que se hiciera en la pasada campaña, se limitarán los rendimientos por hectárea en blancos y tintos y el grado mínimo de la uva en bodega deberá ser mayor a nueve.