La industria de alimentación y bebidas y representantes del sector primario han constituido una Plataforma para rechazar los aranceles en Estados Unidos a sus productos como represalia por el conflicto contra Airbus en el marco de la OMC y pedir tanto al Gobierno de España como de la Unión Europea la máxima implicación y firmeza ante esta amenaza a uno de los sectores más dinámicos de la economía española como es el agroalimentario.

Los sectores afectados por la imposición de aranceles por parte de Estados Unidos se han
unido así para reclamar soluciones ante un escenario que amenaza con perjudicar
seriamente la solvencia de este mercado estratégico.

Las medidas arancelarias ponen en peligro las ventas a este país de los 8 sectores más afectados y podrían suponer la pérdida de más de 5.000 empleos

Todos los sectores representados en la Plataforma para rechazar los aranceles –FIAB, ASOLIVA, ASEMESA, ANICE,
FEBE, FENIL, FEV, FENAVAL, ASOZUMOS, COOPERATIVAS AGRO-ALIMENTARIAS, UPACOAG y ASAJA– coinciden en que la decisión adoptada por la Administración Trump
responde a una medida injusta y perjudicial y por ello reclaman incrementar la presión
negociadora hasta el último momento, tanto en las relaciones directas del Ejecutivo
español con Estados Unidos, como por parte de la Unión Europea, para llegar a un
acuerdo que evite la aplicación de los aranceles o al menos su “congelación”.

“No queremos ser moneda de cambio en una disputa ajena. Es fundamental la
intervención al más alto nivel del Gobierno, la Comisión Europea y de los países aliados
para evitar una guerra comercial abierta que será perjudicial en todas las direcciones”,
señalan desde la Plataforma.

En cualquier caso, desde el sector agroalimentario español se exige también a la Unión
Europea que adopte medidas concretas y contundentes y recuerda que se puede hacer
frente a la amenaza de la Administración Trump imponiendo tasas a productos
estadounidenses. “Bruselas cuenta con la aprobación de la Organización Mundial de
Comercio para imponer tasas a productos estadounidenses por valor de 4.000 millones de
dólares”, aseguran desde la Plataforma para rechazar los aranceles.

Además, la Plataforma considera necesario que se empiece a trabajar de manera conjunta
con los sectores en un plan concreto para la compensación a los afectados que pueda
paliar el efecto negativo que provocarán los aranceles. “Estas medidas deberían ser
efectivas a partir del día 19 de octubre, un día después de la fecha que está prevista que
los aranceles entren en vigor, hasta que se llegue a una solución pactada. Además, en el
caso de la aceituna de la aceituna negra las medidas de compensación deben incluir el
daño sufrido desde el 28 de noviembre de 2017”, afirman en la Plataforma para rechazar los aranceles.

Con 1.843,47 millones de euros exportados en 2018, actualmente Estados Unidos es el
primer mercado de destino de las exportaciones de alimentos y bebidas después de la
Unión Europea. Las medidas arancelarias ponen en peligro las ventas a este país de los 8
sectores más afectados -aceite de oliva, vino, aceitunas, quesos y otros lácteos, productos
del porcino, zumos, licores, moluscos y frutas preparadas o conservadas-, y podrían
suponer la pérdida de más de 5.000 empleos en España.

1 Comentario

  1. cual sector ? el productivo o el distributivo ?
    si es el 1º qe no les mareen si son ls empresas intermediarias cuidado cn ellas qe ls politicos qe han mandado son a ls unicos qe protegen pqe estan vendidos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here