Todas las cuencas andaluzas, salvo el Tinto-Odiel-Piedras, se encuentran por debajo de la media hidráulica española. Así, si la reserva hidráulica nacional se encuentra al 53,5% (29.928 hm3 almacenados), la reserva del Guadalete-Barbate se encuentra al 51,5, la del Guadalquivir se sitúa en el 47,3% y la Mediterránea Andaluza está en el 45,4%. Especialmente preocupante es, pues, la situación de estas dos últimas cuencas, que próximamente entrarán en situación de alerta hidrológica.

El estado de las cuencas andaluzas exigirá por tanto un uso eficiente del agua y una mayor coordinación entre administraciones hidráulicas y usuarios para optimizar los recursos disponibles y poder atender las necesidades de los cultivos hasta que vengan las lluvias de otoño. Sin duda, en las cuencas del Guadalquivir y Mediterránea se necesitarán lluvias importantes en el próximo otoño-invierno para poder regar con normalidad la campaña de riego de 2018.

Desde Feragua recuerdan que ya han solicitado la condonación de cánones y tarifas para aquellas zonas de las cuencas andaluzas que disponen menos o igual del 50% de dotación normal en esta campaña de riego.

Feragua reclama que el Plan Nacional del Agua incluya obras hidráulicas en el regadío andaluz

Asimismo, ante el anuncio del Ministerio de Agricultura de que iniciará los contactos con comunidades autónomas, usuarios y otros agentes para el desarrollo de un Pacto Nacional del Agua que dé respuesta a los problemas de la falta de recursos hídricos que genera la sequía, desde Feragua felicitan al Ministerio por esta iniciativa pero pioden que se incluyan obras hidráulicas en el regadío andaluz.

Unas medidas que pasan por impulsar la modernización de regadíos –y la consiguiente mejora de la eficiencia hídrica-, por la mejora de la gestión y la gobernanza del agua, e indudablemente por el aumento de la regulación y los trasvases necesarios para la satisfacción de las demandas y el desarrollo armónico y equilibrado de la región. Sin olvidar las medidas no convencionales de reutilización de aguas regeneradas y de desalación, allí donde no haya otras alternativas.

En concreto, consideran necesario la ejecución de la duplicación del túnel de San Silvestre y la aprobación urgente del trasvase de 15Hm3 del Tinto-Odiel y Piedras al Guadalquivir para resolver la problemática de los riegos del Condado; la modernización del sector arrocero; las presas de San Calixto en el Río Genil; el recrecimiento del Agrio, y la presa Cerrada de la Puerta en el Guadiana Menor. Lucharemos por lograr que todas estas obras y otras muchas que estamos analizando su viabilidad queden incorporadas al Pacto Nacional del Agua.