Los agricultores continúan este jueves, y por tercer día consecutivo, con sus protestas en múltiples zonas del país, cortando carreteras con tractores, barricadas y piquetes, mientras se han sumado a las movilizaciones las organizaciones agrarias con tractoradas en Ciudad Real, Ávila y Salamanca, con los permisos autorizados. Una jornada que está siendo tensa, con incidentes puntuales, con un guardia civil herido y varios detenidos, un «escrache» a la casa de la presidenta de Navarra, María Chivite (PSOE), así como con la identificación de más de 2.500 personas por participar en los incidentes sin autorización. Por su parte, el Gobierno se ofrece a hablar con los agricultores para abordar problemas como el de la falta de mano de obra, mientras que el ministro de Transportes, Óscar Puente, advierte de que si las manifestaciones «lo que se hace es bloquear el país, las Fuerzas del orden tienen que actuar».

Los agricultores independientes y los convocados por las organizaciones profesionales agrarias ASAJACOAG y UPA siguen protagonizando, en general, acciones controladas con el corte de carretera con tractores, barricadas o piquetes; bloqueos puntuales en nodos logísticos como polígonos industriales; y su llegada a capitales de provincia como Salamanca, Logroño o Pamplona. En Oviedo, los agentes de la Policía Nacional desplegados han hecho uso de sus porras para evitar que los manifestantes avanzasen hacia el Palacio de la Presidencia, produciéndose algunos enfrentamientos.

En Barcelona, después de tomar la ciudad con miles de tractores, los agricultores se retiraron del centro de la ciudad, aunque han logrado reunirse con la presidenta del Parlament, Anna Erra, para analizar las protestas y tratar las medidas sobre la sequía en esta Comunidad.

Más puntuales son los actos violentos, destacando este jueves las cargas policiales en el sur de Badajoz donde un guardia civil ha resultado herido mientras intentaba evitar el corte de la autovía A-66.

Las protestas de estos días dejan ya algunas decenas de detenidos, uno de ellos incluso ha pasado a disposición judicial en Granada, mientras que solo en la jornada de ayer los agentes identificaron a más de 2.500 personas.

EL GOBIERNO QUIERE REUNIRSE PARA HABLAR DE MANO DE OBRA MIENTRAS ADVIERTE DE MEDIDAS SI HAY BLOQUEOS

La ministra de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Elma Saiz, ha convocado el próximo martes, 13 de febrero, a las organizaciones agrarias para tratar el «problema de la falta de mano de obra» en el campo y ha cifrado en 100.000 los empleos que se han perdido en este sector en 10 años.
Por su parte, el ministro de Transportes, Öscar Puente, ha asegurado que las protestas agrarias son «legítimas», pero que se debe garantizar la libre circulación de personas y de mercancías. «Manifestaciones que no ha sido previamente anunciadas… -hay detenidos por ello- y son respetados por las fuerzas del orden público. Ha llegado un punto que si con estas protestas o esas manifestaciones lo que se hace es bloquear el país, las Fuerzas del orden tienen que actuar».
Paralelamente, está previsto que también la semana que viene se reúna el Observatorio de la Cadena alimentaria, el órgano colegiado que adscrito al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que trabaja para lograr un correcto equilibrio entre los eslabones de la cadena.
LOS SUPERMERCADOS PIDEN LIBRE TRÁNSITO PARA LAS MERCANCÍAS

Tras la extensión de las protestas a nodos logísticos, la patronal de los supermercados Asedas ha pedido este jueves a los agricultores «responsabilidad» y a las autoridades «garantías» para que se mantenga la libre circulación y las protestas del campo no colapsen el tráfico y la distribución.

En la Región de Murcia, por ejemplo, los supermercados han sufrido pequeños incidentes temporales en la distribución de los productos frescos, ya que las protestas de los agricultores han provocado algunos retrasos en los repartos.

El debate sigue en la arena política y mientras la vicepresidenta primera del Gobierno, María Jesús Montero, ha acusado a Vox de intentar manipular a los agricultores para tratar de capitalizar las protestas; el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (PP), ha pedido al Ejecutivo central «decisiones rápidas, certeras y determinantes».

Por su parte, la presidenta de Navarra, María Chivite (PSOE), ha sufrido un «escrache» de agricultores a las puertas de su casa dos días después de que asegurase no compartir las reivindicaciones de los agricultores en lo que compete a su comunidad.