Un hombre de 39 años, nacionalidad española y vecino de la localidad zaragozana de Épila ha sido detenido tras robar un tractor en Ricla y utilizarlo para sustraer cableado de cobre. Lo más curioso es que la Guardia Civil localizó el tractor escondido detrás de unos colchones.

Según informa la propia Guardia Civil, la noche del 19 al 20 de mayo se produjo un robo con fuerza een el interior de un almacén agrícola, ubicado en el término municipal de Ricla, donde sustrajeron un tractor y herramientas varias.

Tras tener conocimiento de este hecho, el Equipo de Policía Judicial y Equipo Roca de la Guardia Civil de La Almunia de doña Godina se hicieron cargo de la investigación, realizando  varias inspecciones por parajes y fincas ubicadas por la Comarca de Valdejalón, para tratar de localizar el vehículo sustraído, ya que ese tipo de sustracciones se realiza con la finalidad de utilizar los tractores para la comisión de otros hechos delictivos como robo de cableado de cobre o productos de campo depositados en almacenes.
Como resultado de estos operativos, la mañana del 20 de mayo la Guardia Civil localizó, en el término municipal de Épila, una caseta de campo sin puertas en cuyo interior observaron varios colchones y bidones de metal y plástico que estaban colocados de manera que resultó sospechosa a los agentes. Una vez verificado este extremo fue hallado, oculto bajo estos colchones, el tractor que había sido sustraído el día anterior en Ricla.
Continuando con la investigación la Guardia Civil realizó gestiones para determinar la identidad del propietario de la finca, resultando ser un varón, conocido por los agentes por poseer antecedentes policiales por hechos relacionados contra el patrimonio.
Debido a que esta persona poseía más fincas por la misma localidad, se iniciaron inspecciones en dichos lugares en busca de indicios relacionados con este ilícito. En uno de los campos los agentes localizaron, el 21 de mayo, rodadas recientes de un vehículo agrícola el cual habría arrastrado cableado pesado, dejando a su paso daños en varios árboles de la parcela. Además se hallaron unas tijeras de podar y dos mangueras de cableado de cobre, una de 2 metros de longitud y otra de 60 metros con un peso de 280 kilogramos, además de diversa herramienta que, una vez verificado, resultó pertenecer al propietario al que habían sustraído el tractor.
Además en la parcela se hallaron restos de una hoguera en la que se había estado quemando cableado de cobre, existiendo aún restos del mismo.
De las gestiones posteriores llevadas a cabo para determinar la procedencia del cable de cobre, se pudo determinar que el mismo provenía de un robo ocurrido en noviembre de 2017 en el término municipal de Rueda de Jalón y que afectó gravemente a la circulación ferroviaria, donde fueron sustraídos un total de 251 metros de cableado que supuso más de 15.000 euros de daños y material. Este extremo fue corroborado con personal de ADIF por las características del cable hallado en la finca del sospechoso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here