Los precios medios de los cereales parecen estancados en las últimas semanas, con leves subidas, dejando un mes de junio con resultados positivos aunque menores de lo que cabría esperar ante las malas previsiones para esta campaña a nivel nacional, lo que augura un problema más para el sector, que ve cómo estos incrementos no compensan las pérdidas de producción que van a sufrir. Sobre todo teniendo en cuenta que en nada de tiempo podría comenzar a llegar el cereal ucraniano libre de aranceles a Europa, lo que no va a impulsar hacia arriba precisamente los precios de la cosecha española.

Con este panorama, a lo que hay que añadir la llegada de ese buque granelero encargado por Dcoop a Estados Unidos cargado de maíz para sus empresas de piensos y que tampoco ayuda mucho al sector, los precios de los cereales subieron en los mercados mayoristas durante la semana comprendida entre el 26 y el 30 de junio, excepto curiosamente los del maíz, según ha informado este lunes 3 la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe).

Las cotizaciones medias nacionales de los cereales fueron las siguientes: trigo blando, 184,47 euros/tonelada (+0,47%); cebada, 168,61 euros/tonelada (+0,43%); cebada de malta, 182,25 euros/tonelada (+0,27%); trigo duro, 212,14 euros/tonelada (+0,13%) y maíz, 184,12 euros/tonelada (-0,09%).

Respecto a enero de 2017, los precios del trigo blando han subido un 9,06%; los del maíz un 4,18% y los de la cebada un 9,14%; por el contrario, el trigo duro ha bajado un 4,30%.