Los precios de los cereales volvieron a descender en la última semana en los mercados mayoristas, salvo los del trigo duro, que se mantuvieron estables, y los de la avena, que subieron, según ha informado este lunes 21 la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe). Con estos datos, se refleja que la tendencia bajista de las últimas semanas se mantiene, pese al enfado de los productores. Y es que en la gran mayoría de los balances del año que ahora acaba los precios de los cereales es una de las constantes de las críticas de las organizaciones agrarias en toda España

Los datos difundidos por Accoe, relativos a la semana 51, reflejan que el precio del maíz sufrió un nuevo retroceso del 0,29% hasta situarse en 208,09 euros por tonelada, consolidando esa tendencia bajista de las últimas semanas tras una campaña en la que destacó por sus buenas cotizaciones.

El precio del trigo blando también reflejó es a tendencia bajista y se quedó en 209,53 euros/tonelada, lo que supone una caída del 0,28 % respecto a la semana anterior; el de la cebada, en 183,27 euros/tonelada (-0,52%); y el de la avena, en 187,25 euros/tonelada, con una subida del 0,53 %.

Se mantuvieron estables los precios de la cebada de malta, con 196,33 euros/tonelada, y los del trigo duro, en 274,00 euros/tonelada.

Desde enero de 2020, el precio del maíz se ha incrementado un 15,46 %; seguido de los repuntes del 8,66 % del trigo duro; del 4,20 % del trigo blando; y del 0,84 % de la cebada.

Dentro de las proteínas y coproductos vegetales, el precio de la soja se ha elevado un 28,36 % desde principios de año, con un precio de 430 euros por tonelada.

El precio de la cascarilla ha crecido desde entonces un 15,09 %, hasta los 159 €/t; el de la colza, un 23,40 % (295 €/t); el de las pipas de girasol, un 34,78 % (465 €/t); y el de la pulpa, un 13,16 % (215 €/t).